new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
banner
on air
Sermon
Official Service
 
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Official Service Mensajes > Official Service
Official Service
Title
   La Abundante Providencia de Dios(2) - Servicio del Domingo por la noche Acción de Gracias y Santa Cena    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   Salmos 50: 23
Date
   2012-11-18



Pasaje

[Salmos 50: 23]
"El que ofrece sacrificio de acción de gracias me honra; y al que ordena bien su camino, le mostraré la salvación de Dios" (LBLA)


En la Biblia, ya sea en el Antiguo Testamento o en el Nuevo Testamento, hay muchos versículos que nos dicen que demos gracias.
Nosotros no deberíamos solamente dar gracias con nuestros labios, sino que deberíamos declarar todas las cosas por las cuales ofrecemos acción de gracias con todo nuestro corazón.
Las alabanzas en los Salmos, cuando ellos cantaban sobre su agradecimiento después del Éxodo, no simplemente decían, "Gracias Dios por sacarnos de Egipto y dejarnos marchar hacia Canaán".
Ellos dieron gracias con detalles, por ejemplo, por matar a los primogénitos de Egipto; por sacar al pueblo de Israel; por abrir el Mar Rojo; por permitir que ellos pasaran en medio del Mar Rojo; y por destruir al ejército egipcio que los perseguía.
Filipenses 4:6 dice, "Por nada estéis afanosos, sino sean conocidas vuestras peticiones delante de Dios en toda oración y ruego, con acción de gracias". Este versículo nos dice que incluso en situaciones físicas difíciles, debemos orar con agradecimiento y no con preocupación.
Debemos dar gracias y no simplemente por obtener respuestas y bendiciones sino también en medio de las dificultades.
La razón por la cual Dios puso un gran énfasis en el agradecimiento es porque esta es la llave para recibir las respuestas y las bendiciones.
El agradecimiento es la evidencia más efectiva de la fe que puede dar a conocer directamente la fe de alguien.
Sin fe no podemos agradar a Dios, y podemos recibir como substancia todo lo que esperamos solamente con fe.
Aun cuando parezca que estamos en un punto muerto y que no hay forma de salir de las dificultades, Dios puede abrir el camino en cualquier momento.
Incluso el Mar Rojo puede ser abierto y el anegadizo Río Jordán puede detener su corriente.
Ni las sequías, ni las guerras, ni las enfermedades son problemas para Dios resolver.
Si hay problemas muy complicados en las familias, en los lugares de trabajo, o entre las personas, Dios puede con facilidad resolver cualquier problema.
Si nosotros realmente creemos que Dios controla la historia, la vida y la muerte, y las bendiciones y maldiciones de los hombres -- el simple hecho que Él controla todas las cosas en el universo — entonces, ¡cómo nosotros no podemos dar gracias en cualquier circunstancia!
Además, cuando damos las gracias por cosas pequeñas desde lo más profundo de nuestro corazón, Dios aceptará ese agradecimiento y nos proveerá más espléndidamente.
Incluso los padres de esta tierra harían lo mismo.
Si los hijos siempre les dan las gracias incluso por cosas pequeñas, ¡cuán felices estarían los corazones de los padres!
Ellos desearían darles más y mejores cosas.
El pasaje de este día dice, "El que ofrece sacrificio de acción de gracias me honra" (LBLA)
Este día es Domingo de Acción de Gracias.
Yo espero que ustedes le den a Dios un profundo aroma de agradecimiento por la gracia que Él les ha dado, y por la gracia aun mayor que les dará.
Yo espero que ustedes honren al Padre al hacer esto. También oro en el nombre del Señor para que tengan llenura de condiciones por las cuales dar gracias.


[Mensaje Principal]

Amados hermanos y hermanas en Cristo, en el servicio de la mañana, les expliqué que justicia y amor son necesarios para que la providencia de Dios produzca ricos frutos.
Revisemos esto brevemente. Cuando Dios cumple Su providencia, Él no solamente lo hace según le parece conveniente diciendo, "¡Yo soy todopoderoso. Y puedo hacer lo que yo quiera!".
También es parte de la naturaleza de Dios que Él cumpla todo de acuerdo al orden y ley de justicia.
Al decir 'hay justicia' en otras palabras se quiere decir que el precio tiene que ser pagado para alcanzar algo.
Esto es igual a que en orden de producir abundante fruto, nosotros tenemos que sembrar la semilla, y cuidar de ella con el sudor de nuestro trabajo hasta que cosechemos.
Cuando la providencia de la salvación de los pecadores fue cumplida, Jesús pagó el precio de Su vida para cumplir la medida de justicia.
En el proceso de pagar el precio, sacrificio y dedicación tienen que acompañarlo.
Para hacer que el sacrificio y la dedicación sean posibles, tiene que haber amor.
Jesús tuvo inmenso y suficiente amor para atravesar por severos sufrimientos por nosotros.
Con Su amor que fue capaz de aceptar incluso el inimaginable dolor que sufriría, Él cumplió completamente la medida de justicia para conquistar la obra de salvación.
Amados hermanos y hermanas en Cristo, ¿cuál es el resultado de que Jesús cumpliera la justicia con amor?
Fue el fruto de gloria.
Él abrió el camino de la salvación para aquellas almas que creyeron en el Señor y les permitió disfrutar la gloria como hijos de Dios.
Jesús mismo fue también glorificado como el Rey de reyes y el Señor de señores.
Es más, Él dio inmensa gloria a Dios Padre quien concertó todas estas cosas.
Amados hermanos y hermanas, la relación entre justicia, amor y gloria será aplicada a esta iglesia de la misma forma.
Dirigiéndonos hacia el final de la cultivación humana, cuando Dios cumpla Su providencia para el final de los tiempos y para esta iglesia, el precio de justicia tiene que ser pagado.
En los 30 años de historia de esta iglesia, no hubo un solo momento que fuera insignificante en referencia al cumplimiento de la providencia de la cultivación humana.
Dios nos guió en cada hora de cada día para producir el fruto que Él planificó y para recibir gloria.
Cuando Dios nos daba cierta meta, y mientras nos acercábamos a ella, en ocasiones encontrábamos dificultades por razones que no podíamos realmente comprender.
Pero mientras pasaba el tiempo, llegamos a comprender que cada cosa iba de acuerdo al itinerario de Dios quien planificó lograr todas las cosas de forma precisa de acuerdo a la justicia.
Los tiempos durante los cuales fuimos pacientes, fueron los tiempos otorgados para cumplir la medida de justicia de acuerdo al plan de Dios -- para pagar el precio del amor.
Por medio del crecimiento de la iglesia, las grandiosas obras de Dios, las manifestaciones del profundo reino espiritual, las enormes cruzadas internacionales y el evangelismo mundial, y los frutos del espíritu y del espíritu completo – por medio de todos estos frutos que han sido producidos, Dios recibió gloria.
Los momentos que estamos ahora atravesando son un procedimiento para llenar la medida de justicia.
Y la gloria que será revelada es mucho mayor que la gloria que vimos en el pasado.
Este es un proceso para revelar los frutos de gloria – para envolver la gloria invisible de Dios sobre todas las personas; para salvar a innumerables almas de este mundo lleno de pecados; para recibir las bendiciones financieras para construir el Gran Santuario y para tener suficiente fuerza para hacer frente al poder del anti-Cristo y proclamar la gloria de Dios.
Las obras de Dios no están siendo alcanzadas lentamente. Y nuestra espera no será tan larga.
Después que toda Su providencia sea abundantemente obtenida, nosotros cantaremos a una sola voz que verdaderamente Su providencia es perfecta.
Amados hermanos y hermanas, a fin de participar en esta bendición y gloria, hay una parte que ustedes tienen que cumplir.
En la gran providencia de Dios, a fin que ustedes disfruten juntos de la gloria, ustedes mismos tienen que cumplir con los requisitos.
Esto es recuperar la imagen perdida de Dios.
En la segunda parte del servicio celebraremos la Santa Cena, la cual reúne las formas para que los hijos de Dios recuperen la imagen perdida de Dios.
Nosotros podemos ser transformados en verdaderos hijos de Dios cuando comemos la carne y bebemos la sangre del Hijo del Hombre.
Juan 6:54 dice, "El que come mi carne y bebe mi sangre, tiene vida eterna; y yo le resucitaré en el día postrero".
Hablando inversamente, esto significa que aquellos que no comen la carne ni beben la sangre del Hijo del Hombre no tienen vida eterna ni esperanza de resurrección.
Es por eso que nuestra iglesia siempre explica el significado espiritual de la Santa Cena en cada ocasión con gran énfasis en ello.
Primero, comer la carne del Hijo del Hombre es acoger la palabra de Dios.
Juan 1:1 dice, "En el principio era el Verbo, y el Verbo era con Dios, y el Verbo era Dios".
Juan 1:14 dice que Dios quien es el Verbo se hizo carne, y habitó entre nosotros, y Él es Jesús.
Así que, comer la carne del Hijo del Hombre en otras palabras es recibir y aceptar la palabra de Dios.
Esto no solamente significa que conocemos las palabras de la Biblia tan solo como conocimiento, sino que tenemos que cambiar nuestro corazón con ellas.
Se trata de desechar la maldad y reemplazarla con bondad y amor.
Para 'comer' la palabra de Dios de esta forma, también tenemos que beber la sangre del Hijo del Hombre junto a ella.
Esto significa, que a la par de aprender la palabra de Dios, tenemos que poner la palabra aprendida en práctica.
Esto es muy parecido a la forma en que los hombres ingieren los alimentos, ellos tienen que tomar líquidos a la vez.
Sin líquidos, si ellos simplemente continúan ingiriendo comida sólida, no podrán digerirla muy bien.
Nuestro cuerpo también puede absorber los nutrientes y eliminar el desperdicio del cuerpo solamente cuando el líquido está disponible.
De la misma forma, una vez que hemos aprendido la verdad, no solamente tenemos que recordarla en nuestra cabeza, sino que tenemos que tratar de practicar lo que hemos aprendido.
Tenemos que obedecer las palabras que nos dicen hacer, no hacer, guardar, o desechar ciertas cosas.
Solamente entonces la palabra de Dios que han aprendido se convertirá en vida y fortaleza.
Al grado en que el amor sea agregado, el odio será desalojado.
Al grado en que la humildad entre, la arrogancia se extinguirá, y mientras la amabilidad sea derramada, la ira saldrá.
En 1 Juan 1:7, podemos comprender que tenemos vida en nosotros no solamente cuando comemos la carne, sino cuando también bebemos la sangre el Hijo del Hombre junto con ella.
La escritura dice, "...pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado".
Aquí, 'caminar en la Luz' significa obedecer y practicar la palabra de Dios.
Para que seamos perdonados de nuestros pecados por medio de la sangre de Jesús, tenemos que morar en la luz.
Mientras asisten a esta iglesia, ustedes escucharan este mensaje al menos tres veces en el año.
Pero en ocasiones algunos de ustedes tienen conocimiento de la palabra porque han estado asistiendo a la iglesia durante mucho tiempo, pero la circuncisión de su corazón se está llevando a cabo lentamente porque no tienen suficiente entendimiento espiritual.
Por muchos años, simplemente pusieron una cobertura sobre el odio, la ira, los malos sentimientos en su corazón y simplemente llevaron una vida cristiana superficial.
Si son uno de ellos, no pueden recuperar la imagen perdida de Dios ni convertirse en Sus verdaderos hijos y no pueden convertirse en instrumentos valiosos para ser usados por Dios cuando Él esté cumpliendo Su providencia para esta iglesia.
Yo espero que ustedes mis amados creyentes cambien su forma de pensar una vez más.
Les insto en el nombre del Señor para que no sean holgazanes sino que se esfuercen por desechar incluso la más pequeña parte de falsedad, y así se conviertan en hijos de Dios que se han santificado.


[Conclusión]

Salmos 126:6 dice, "Irá andando y llorando el que lleva la preciosa semilla; Mas volverá a venir con regocijo, trayendo sus gavillas".
Estamos celebrando el Domingo de Acción de Gracias, el cual es día para dar gracias por la cosecha del año, pero nosotros no hemos cumplido con todo aún.
Nosotros no detendremos nuestro trabajo para sembrar las semillas y cuidar de ellas hasta que nuestro amado Señor vuelva para llevarnos y la cultivación humana haya terminado.
Y tendremos varios momentos de cosecha en la gracia de Dios, y no solamente al final del año.
Mientras las ondulaciones vienen continuamente a la orilla del mar, en ocasiones grandes olas también se acercarán a la playa.
La gracia y el poder de Dios también vienen ambos en pequeñas escalas y en escalas completas de vez en cuando.
Pero en cualquier caso, la cantidad de gracia que alguien puede recibir depende de cada persona.
Depende de cuán grande sea la vasija que ustedes han preparado para recibir la gracia, almacenando las obras que realizan con fe y esperanza.
La gracia de Dios entregada en diferentes momentos les permitirá producir diferentes tamaños de frutos para las obras que hacen con su agradecimiento, su esfuerzo para circuncidar su corazón, paciencia, verdad y amor.
Les pido que preparen sus vasijas diligentemente para que sean transformados en verdaderos hijos de Dios, a quienes Dios desea obtener.
Oro en el nombre del Señor para que, al hacer esto, se conviertan en instrumentos honorables para cumplir la abundante providencia de Dios.

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch