new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
banner
on air
Sermon
Official Service
 
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Official Service Mensajes > Official Service
Official Service
Title
   Mensaje Corto(0) - El Corazón del Señor    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   
Date
   2007-04-01



“Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido. 5Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados. 6Todos nosotros nos descarriamos como ovejas, cada cual se apartó por su camino; mas Jehová cargó en él el pecado de todos nosotros.
7Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca. 8Por cárcel y por juicio fue quitado; y su generación, ¿quién la contará? Porque fue cortado de la tierra de los vivientes, y por la rebelión de mi pueblo fue herido. 9Y se dispuso con los impíos su sepultura, mas con los ricos fue en su muerte; aunque nunca hizo maldad, ni hubo engaño en su boca.”


Introducción

Queridos hermanos y hermanas en Cristo, miembros de las más de 5,500 iglesias de la familia manmin en Corea y por todo el mundo incluyendo los Estados Unidos, Reino Unido, Canadá, Honduras, Perú, Bolivia, El Salvador, Argentina, Alemania, Francia, Rusia, Belarús, Ucrania, Estonia, Bélgica, Países Bajos, China, Japón, Pakistán, Nepal, Indonesia, Filipinas, Taiwán, India, Mongolia, Egipto, Israel, Kenia, Uganda, República Democrática del Congo, Burundi, Rwanda, Tanzania, Nigeria, Swazilandia, Sudáfrica, Botswana, Cote d’Ivoire, Gabón, y miembros del santuario local, aquellos que asisten a este servicio por la Internet y la Televisión en todo el mundo.
Hoy es una semana antes de la Pascua, y este es el ‘Domingo de Ramos’. Desde hoy hasta este Sábado es la ‘Semana de la Pasión’, y en este momento permítanme revisar como pasó Jesús esta semana en aquel tiempo.
Les diré lo que Jesús hizo diariamente durante la semana de la pasión. Primero Jesús entró a la ciudad de Jerusalén en este día, Domingo de Ramos, hace aproximadamente 2,000 años. En aquel tiempo un gran número de personas ondearon ramas de palma dándole la bienvenida frenéticamente.
Jesús entró en la ciudad de Jerusalén en Domingo, y como recordatorio en Lucas 19:47, enseñó la palabra de Dios en el templo de Jerusalén, y en la noche se fue a Betania.
Al siguiente día, el lunes, Jesús limpió el templo echando fuera a los que estaban vendiendo cosas y cambiando dinero en el templo.
El martes, un grupo de principales sacerdotes vino a Jesús y le hicieron muchas preguntas para encontrar alguna falta en él, pero él respondió con autoridad y palabras sabias.
Así que, los principales sacerdotes comenzaron a buscar otra forma de arrestar y matar a Jesús. En la tarde del miércoles, Jesús vino a Betania y María, la hermana de Lázaro que había estado muerto por cuatro días pero que había vuelto a la vida, trajo un perfume muy caro y precioso de nardo puro y lo derramó sobre la cabeza de Jesús.
Esto no le gusto a Judas Iscariote y reprendió a María por haber desperdiciado este perfume que era muy caro. Pero Jesús dijo en Marcos 14:8 “Esta ha hecho lo que podía; porque se ha anticipado a ungir mi cuerpo para la sepultura.” Y les dijo que hablarían de lo que ella había echo en memoria de ella.
Entonces Judas se fue a los principales sacerdotes y prometió entregar a Jesús, y buscaba una oportunidad para entregarle.
En la tarde del jueves, Jesús no fue a Betania, sino que tomaba la cena de la pascua en la ciudad de Jerusalén, después, fue a Getsemaní en el Monte de los Olivos y oró.
Jesús oró tan fervorosamente para cumplir su deber, con todas sus fuerzas que sudor era como gotas de sangre cayendo a la tierra. Pero, sus discípulos se durmieron de cansancio.
Jesús los despertó y les dijo dos veces “Velad y orad para que no entréis en tentación” pero los discípulos se durmieron porque estaban cansados.
Cuando Jesús vino a despertarlos la tercera vez, era cerca de la medianoche del Jueves, y en ese momento Judas apareció junto con los hombres del sumo sacerdote.
Mientras Jesús estaba camino al Monte de los Olivos, él dijo en Mateo 26:31 “Todos vosotros os escandalizaréis de mí esta noche; porque escrito está: Heriré al pastor, y las ovejas del rebaño serán dispersadas.” Como lo dijo, cuando Jesús fue arrestado, los discípulos huyeron.
Mientras Jesús estaba siendo llevado a la corte de Anás, el sumo sacerdote, por los hombres del Sumo Sacerdote, pasó la medianoche y ahora era viernes.
Después que Jesús fue arrestado, al principio, como lo dice Juan :18-13 él fue interrogado en la corte de Anás, el Sumo Sacerdote, y luego lo enviaron a Caifás, el sumo sacerdote de ese año para ser interrogado. Entretanto como escribe Lucas 22:66 cuando era de día, los principales sacerdotes y los escribas llevaron a Jesús ante el Concilio, y finalmente condenaron a Jesús para que sea ejecutado como un delincuente.
Entonces, lo llevaron al Pretorio de Pilato, el gobernador enviado por el Imperio Romano.
Pilato oyó las acusaciones de los principales sacerdotes contra Jesús, pero él no pudo encontrar culpabilidad en Jesús. Él sabía que Jesús pertenecí a la jurisdicción de Herodes y lo envió a Herodes, pero Herodes envió de regreso a Jesús a Pilato otra vez.
Finalmente, Pilato no pudo negarse a las fuertes demandas de los Judíos y entregó el veredicto para que azoten y crucifiquen a Jesús.
Jesús finalmente fue crucificado para cumplir el camino de la redención a través de la cruz.
Luego, al tercer día después de la crucifixión, en la mañana de aquel domingo, él rompió la autoridad de la muerte y resucitó para abrir el camino de la salvación de la cruz. Jesús sabía que iba a resucitar después de ser crucificado, pero hasta que se cumpliera completamente la providencia de la cruz él no podía tener descanso en su corazón.
Una vez, él habló sobre esta presión en Lucas 12:50 diciendo “De un bautismo tengo que ser bautizado; y ¡cómo me angustio hasta que se cumpla!”
Ahora, ¿Qué tipo de corazón tuvo Jesús como para tomar la pesada cruz, la cual era una carga insufrible para un hombre?
Cuando les hable de qué tipo de corazón tuvo Jesús cuando cumplió la providencia de la cruz, espero que se examinen a sí mismos para ver con que clase de corazón espiritual están tomando su cruz.
También, oro en el nombre del Señor que ustedes entiendan profundamente que tipo de corazón quiere Dios que tengan, para que tengan el corazón del Señor en su corazón.

Cuerpo

Queridos hermanos y hermanas, el corazón de nuestro Señor, en primer lugar, era un corazón de obediencia completa a la voluntad de Dios.
Obediencia completa es obedecer la voluntad de Dios en cualquier tipo de situación, incluso si no está de acuerdo con sus pensamientos y opinión. Sin tomar en cuenta si esta de acuerdo con su propia opinión o no, ustedes dicen solo ‘Amén’ y lo hace, sólo porque es para el reino de los cielos y sólo porque Dios lo quiere.
Indudablemente Jesús lo hizo así. 2 Corintios 1:19 dice “Porque el Hijo de Dios, Jesucristo, que entre vosotros ha sido predicado por nosotros, por mí, Silvano y Timoteo, no ha sido Sí y No; mas ha sido Sí en él.”
Y Filipenses 2:8 dice “Y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz.”
La crucifixión era uno de los métodos de castigo más crueles que se daba al criminal muy feroz. Él tenía que tomar la pesada cruz y ser crucificado a la vista de todos, y ser clavado en sus manos y sus pies, y tenía que sufrir tan gran dolor hasta su último aliento.
Debido al peso del cuerpo, la muñeca por donde pasó el clavo se rasga, y los insectos que huelen la sangre empezarán a chuparle. Pero Jesús fue azotado incluso hasta antes de ser crucificado, y todo su cuerpo estaba lastimado.
Los látigos de los soldados romanos tenía un gancho en la punta, y el látigo mismo tenía como partículas de vidrio. Así cuando ellos azotaban a una persona una vez las partículas de vidrio dejaban herido todo el cuerpo y el gancho en la punta arrancaba pedazos de carne.
Jesús fue azotado muchas veces con esta clase de látigo, y llevó la corona de espinas, que eran hechas con espinas fuertes. Él tenía un gran dolor debido a las espinas incrustadas en su cabeza, y también derramó mucha sangre.
Pero él no sólo sintió tanto dolor en su cuerpo, él sintió el mayor dolor en su corazón.
Ese dolor fue causado por las personas que cambiaron sus corazones y los mancharon con pecados aunque fueron creados a la imagen de Dios.
También, el dolor era por esas personas insensatas que todavía iban por el camino de la muerte, aunque Dios estaba abriendo el camino de la salvación para los pecadores al punto de sacrificar a su Hijo Unigénito.
El pasaje de hoy, Isaías 53:4 también dice “Ciertamente llevó él nuestras enfermedades, y sufrió nuestros dolores; y nosotros le tuvimos por azotado, por herido de Dios y abatido.”
Pero Jesús creía que una vez que él cumpliera la providencia de la salvación a través de la cruz, Dios Padre, en su gran sabiduría, llevaría muchas almas al camino de la salvación.
Es decir, él esperaba eso después de su resurrección y ascensión al cielo, Dios Padre enviaría el Espíritu Santo y conduciría incontables almas a la salvación. Él estaba mirando que Dios Padre se regocijaría y la gloria iba a ser revelada.
Con esto en mente, Jesús obedeció completamente, aunque el camino de la cruz era un camino miserable y doloroso.
¿Como pasan el tiempo durante la Semana de Pasión?, espero que ustedes se hagan algunas preguntas y mediten sobre el corazón obediente de Jesús, que obedeció hasta la muerte, obedeciendo la voluntad de Dios al tomar la pesada cruz.
“Jesús tomó el camino de tan miserable sufrimiento de la cruz y obedeció hasta la muerte, y ¿Cuánto estoy obedeciendo la voluntad de Dios?
Dios ni siquiera está pidiéndome tomar la cruz, y ¿Cuanto de la palabra de Dios que él me ha dado para mi bienestar espiritual y mis bendiciones estoy obedeciendo?
¿He hecho las cosas que están de acuerdo con mi pensamiento pero no he hecho las cosas que no lo están? También, ¿Obedecí cuando algo me gusto pero no obedecí cuando no me gusto?
En esta semana de la Pasión, espero que mediten profundamente sobre el corazón de Jesús que obedeció y tomó el camino miserable y doloroso de la cruz, para que obedezcan no sólo a Dios Padre sino también a todas las otras personas según el orden de la iglesia.
Hacienda así, espero que cuando Dios Padre busque hijos obedientes ustedes puedan ser hallados.
Desde que encontré a Dios, soñaba con llegar a ser un excelente anciano de la iglesia para ayudar a aquellos en necesidad como estaba yo en el pasado.
Pero a diferencia de mi sueño Dios me llamó como su siervo. Yo no era un buen orador y tenía un temperamento muy tímido por lo que no me gustaba estar en pie ante muchas personas. Pero Dios me dijo que él me haría un avivador que predicaría el evangelio por todo el mundo.
Todas aquellas cosas eran muy diferentes a mi plan, pero cuando obedecí su voluntad y caminé el camino para ser su siervo, Dios Padre me guió a todavía me guía hoy.
Comenzando este año, llevaremos a cabo la misión en Israel, y no importa cuan difícil sea la situación para predicar el evangelio en aquel país, obedeceré e iré allá sólo porque es la voluntad de Dios.
Cuando el Apóstol Pablo estaba a punto de concluir su ministerio, ¿Qué clase de confesión hizo él? “Salvo que el Espíritu Santo por todas las ciudades me da testimonio, diciendo que me esperan prisiones y tribulaciones. 24Pero de ninguna cosa hago caso, ni estimo preciosa mi vida para mí mismo, con tal que acabe mi carrera con gozo, y el ministerio que recibí del Señor Jesús, para dar testimonio del evangelio de la gracia de Dios.”
Espero, que a partir de esta Semana de Pasión, todos los miembros de la iglesia también lleguen a ser personas obedientes que puedan obedecer completamente la voluntad de Dios.
Queridos hermanos y hermanas, en segundo lugar, el corazón del Señor es un corazón de sacrificio. ‘Sacrificio’ es el corazón que no busca lo suyo sino que es capaz de dar todo de sí mismo.
Aún cuando no hay ninguna garantía de recompensa o compensación, tranquilamente pueden dar todo de sí una y otra vez.
Cuando quieren obedecer completamente la voluntad de Dios, habrá muchas cosas que tendrán que sacrificar en el aspecto físico.
Por ejemplo, Jesús nos dijo que diéramos a los que nos piden y el que da es más bienaventurado que el que recibe. Entonces, sólo para obedecer esta palabra, tienen que dar a veces de sus riquezas y en otras de su tiempo. Pero debido a que piensan que les puede producir perdida, no pueden obedecerlo.
En esas situaciones, por favor piense en Jesús que silenciosamente se dio a sí mismo como un sacrificio expiatorio, aunque nadie lo reconoció, sólo Dios Padre.
Cuando Jesús estaba sufriendo el dolor de la cruz como el sacrificio expiatorio por nuestro pecados él no tuvo ninguna queja o resentimiento.
El nunca pensó, “¿Por qué yo el hijo de Dios tengo que sufrir así? ¿Por qué tengo que soportar desprecio y burla de mis propias criaturas? Yo sané a los enfermos y sólo hice cosas buenas, pero ¿Por qué me persiguen sin razón?”
Nadie realmente entendió porque Jesús tuvo que pasar por el sufrimiento de la cruz, pero él no tenía resentimiento ni siquiera por eso. Él sólo calladamente se ofreció a sí mismo como el sacrificio de la cruz con su amor por Dios Padre y el amor que él tuvo por las almas que estaban sufriendo en sus pecados.
Sobre esto, el pasaje de hoy, Isaías 53:7 “Angustiado él, y afligido, no abrió su boca; como cordero fue llevado al matadero; y como oveja delante de sus trasquiladores, enmudeció, y no abrió su boca.”
Ahora, muchos de ustedes los miembros trabajan fielmente para el reino de Dios, pero cuando las cosas no van como ustedes quieren ¿Hay alguien que se queja y tiene un poco de resentimiento?
Al principio, ofrecieron su tiempo y su dinero con gratitud por la gracia del Señor, pero cuando nadie realmente reconoce su esfuerzo y su duro trabajo, entonces, ¿No tienen un poco de pesar y resentimiento?
El corazón de sacrificio es darse a sí mismo una y otra vez aún cuando no haya recompensa. Es ya casi un año desde que restringí mi dieta para las finanzas de la iglesia. Comencé esta reducción de mi dieta para que pueda recibir la compasión de Dios y para que las bendiciones para la iglesia vengan más rápidamente.
Mientras estaba reduciendo mi dieta, nunca pensé “¿Por qué solo yo tengo que comer tan poco? ¿Por qué no puedo gastar en mi mismo en lugar de ayudar a otros que están en necesidad?”
A pesar de eso, nunca les dije a los obreros de mí alrededor que se sacrifiquen conmigo, sino que les pedí que coman bien y ganen más fuerza para que trabajen más fielmente para el reino de Dios.
También, como la cabeza de esta iglesia, he estado luchando con los escalofríos y calambres durante un largo tiempo causado por la presión de tomar todas las cargas para el reino de Dios. Pero, nunca pensé “¿Por qué sólo yo tengo que ir por este camino de tanta dificultad?”
Ahora, cuando se sacrifique a sí mismo, si hay otros que realmente no se sacrifican, cualquiera de ustedes se quejan diciendo “¿Por qué sólo yo tengo que sacrificarme así?” entonces su corazón es diferente del corazón del Señor.
Jesús no abrió su boca ni siquiera cuando estaba en gran sufrimiento, y calladamente se sacrificó a sí mismo hasta dar su último aliento. Espero que este corazón de Jesús los toque profundamente su corazón durante esta Semana de Pasión.
Queridos hermanos y hermanas, en tercer lugar, el corazón del Señor es un corazón agradecido. Jesús pudo sacrificarse completamente a sí mismo como el sacrificio expiatorio por los pecados de toda la humanidad debido a que él tuvo un corazón agradecido.
Era la clase de gratitud por las incontables almas que podían ser salvas a través del único sacrificio de él. Jesús estaba agradecido que Dios Padre podía ganar muchos hijos verdaderos, que Dios quiso tanto, y también estaba agradecido de haber podido cumplir la providencia para que ellos pase.
Si ustedes tienen un corazón agradecido por las cosas que se lograrán a través de su sacrificio, no se sacrificarán como a la fuerza sino con alegría.
Eso pasa conmigo, también. Puedo sacrificarme a mí mismo con gratitud porque creo que con el sacrificio de una persona, yo, la iglesia recibirán bendiciones, y los miembros de la Iglesia recibirán bendiciones en sus áreas comerciales y su lugar de trabajo.
Aún cuando tenga que reducir mi dieta para ayudar a los necesitados y hacer la misión mundial. Sí sólo uno más de nuestros miembros puede ganar fuerza a través de esto, estoy agradecido.
También en los países lejanos y lugares remotos, si nuestros misioneros en el extranjero pueden cumplir su trabajo misionero, y si muchas almas son salvas y el reino de Dios se agranda a través de eso, no pienso que es malgastar el dinero que ahorré. Estoy más bien muy agradecido.
Normalmente, debido a que ellos intentan tener paz en su mente, la mayoría de pastores no haría nada sólo predicar. Pero en mi caso, tengo que encontrarme con tantos miembros y orar por ellos el Domingo y en el servicio de todos los viernes en la noche.
Pero nunca pienso “Me gustaría tener algún descanso. Deseo entregar el mensaje después de tener algún tipo de descanso antes del servicio, como otros pastores.”
Yo estuve agradecido que nuestro miembros puedan recibir la respuesta de los deseos de su corazón sólo por tocar mis manos, entonces intenté sostener las manos de un creyente más solamente e intenté orar solo por una persona más.
Cuando intentan vivir en fe y en verdad, pueden tener una ocasión para sacrificarse a sí mismo para obedecer la voluntad de Dios. En ese caso, espero que sean agradecidos mirando el fruto que nacerá por su sacrificio.
Aún cuando sientan que el camino que han tomado es estrecho y pesado, todavía pueden ser agradecidos porque alcanzarán la vida eterna. Aunque sientan que es un poco difícil venir a la iglesia y orar mientras la gente mundana está tomando un descanso, pueden todavía ser agradecidos porque su alma prosperará, y a través eso recibirán bendiciones y podrán ir al mejor lugar de morada celestial. También, pueden estar agradecidos porque su familia puede ser evangelizada a través de su sacrificio, su humildad y su servicio a otros.
Mientras viven esta semana de Pasión, espero que puedan sentir más profundamente el corazón de Jesús que tomó el camino de la cruz con gratitud, por su amor para Dios Padre y para las almas.
Si tienen este corazón del Señor, nunca pensarán cosas tales como “¿Por qué tengo que vivir así? ¿Por qué tengo que hacer todo sólo? ¿Otras personas no pueden hacer esto?”
Estarán agradecidos por el deber que Dios Padre les ha dado. Serán agradecidos por el hecho que tienen amor por las almas. Estarán agradecidos de ir por un camino a través del cual pueden dar gloria a Dios.
También, Dios les da las fuerzas para ir por este camino y la capacidad y el poder para orar. Espero que puedan tener perfectamente un corazón agradecido para estás cosas.

Conclusión

Estimados hermanos y hermanas, este es el primer día de la Semana de Pasión, y les he hablado de tres aspectos del corazón de Jesús que tomó la cruz.
El primero es el corazón de obediencia completa. La última parte de Romanos 5:19 dice “también por la obediencia de uno, los muchos serán constituidos justos.” Como dice, por la obediencia de Jesús, incontables almas rompieron sus yugos de pecados y fueron hechas justas.
Así, quedaron exentos del castigo de la muerte eterna, al recibir el eterno reino celestial.
En Segundo lugar, el corazón de Jesús es un corazón de sacrificio, a través del sacrificio de Jesús, fue abierto el camino de salvación para nosotros y también los caminos de bendiciones espirituales y materiales.
Es así como el pasaje de hoy de Isaías 53:5 dice “Mas él herido fue por nuestras rebeliones, molido por nuestros pecados; el castigo de nuestra paz fue sobre él, y por su llaga fuimos nosotros curados.”
En tercer lugar. El corazón del Señor es un corazón agradecido. El fue agradecido de haber podido obedecer la voluntad de Dios y de cumplir la providencia como su Hijo, y fue agradecido de abrir los caminos de la salvación y las bendiciones a través de su único sacrificio.
Espero que el corazón del Señor de la obediencia, sacrificio y gratitud también estén en su corazón de modo que nazcan muchos frutos por su obediencia y sacrificio.
Oro en el nombre del Señor que al hacer así, ustedes devuelvan el amor y la gracia de Dios Padre que sacrificó a su querido Hijo por los pecadores, y alegren a Dios.

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch