new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
banner
on air
Sermon
Official Service
 
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Official Service Mensajes > Official Service
Official Service
Title
   La voz y guía del Espíritu Santo(1) - La voz y guía del Espíritu Santo (1)    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   Romanos 8:12-16
Date
   2010-06-06



[Pasaje]

Romanos 8:12-16
[12] Así que, hermanos, somos deudores, no a la carne, para vivir conforme a la carne,
[13] porque si vivís conforme a la carne, habréis de morir; pero si por el Espíritu hacéis morir las obras de la carne, viviréis.
[14] Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios.
[15] Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!
[16] El Espíritu mismo da testimonio a nuestro espíritu de que somos hijos de Dios".

[Introducción]

Amados hermanos y hermanas en Cristo,

¿Qué hubiera sucedido si el evangelio de Juan hubiera sido el último libro de la Biblia?
Si la Biblia hubiera concluido con los Cuatro Evangelios que describían los vestigios de Jesús y sus enseñanzas, hubiera sido difícil de entender la voluntad de Dios el Padre tan profundamente como lo hacemos hoy.
Podemos entender la voluntad de Dios con mayor claridad por medio del libro de los Hechos, las epístolas, y el libro de Apocalipsis que los discípulos y apóstoles de Jesús escribieron.
Por medio de este claro entendimiento podemos llevar una mejor vida cristiana.
Por ejemplo, el libro de 1 Corintios nos habla detalladamente acerca de la vida en la iglesia.
Comenzando con el camino de la salvación y el mensaje de la cruz, nos continua relatando instrucciones detalladas acerca de la idolatría, el adulterio, pleitos entre los creyentes, y del matrimonio.
El libro de 1 Corintios es una carta que Pablo escribió para responder preguntas de los miembros de la iglesia de Corinto.
El apóstol Pablo escribió 13 de los 27 libros del Nuevo Testamento.
Cada libro contiene la palabra de verdad que es necesaria para los miembros de la iglesia, pastores, y líderes.
Entonces, ¿cómo el apóstol Pablo ganó tanto conocimiento espiritual acerca de tantas cosas aunque él no aprendió directamente de Jesús?
1 Corintios 2:10 dice: "Pero Dios nos las reveló por medio del Espíritu, porque el Espíritu todo lo escudriña, aun las profundidades de Dios". Como consecuencia de esto, él escribió las cosas que aprendió en comunicación con el Espíritu Santo.
Aquí la palabra "escudriña", significa "conocer todas las cosas con claridad".
También, en cualquier cosa que Pablo hacía, él recibía instrucciones del Espíritu Santo dentro de su corazón antes de que hiciera algo.
El Espíritu Santo obra de la misma manera en la actualidad.
Ustedes se encuentran con muchos tipos diferentes de situaciones en sus vidas.
Quizás ustedes se pregunten: "¿Cuál es realmente la voluntad de Dios y cuál es en realidad un camino próspero?"
¡Cuán hermoso sería si ustedes pudieran hallar cada vez la respuesta correcta!
Si ustedes reciben la guía del Espíritu Santo, entonces pueden obtener la respuesta sin dificultad.
Juan 14:26 dice: "Pero el Consolador, el Espíritu Santo, a quien el Padre enviará en mi nombre, El os enseñará todas las cosas, y os recordará todo lo que os he dicho". Como dice este verso, el Espíritu Santo nos enseña.
Pero hay algunos que se descarrían en todo, y es porque no saben cómo escuchar la voz y recibir la guía del Espíritu Santo.
Hay tales personas aún entre los líderes.
A partir de hoy y por la siguientes semanas, les explicaré cómo escuchar la voz y recibir la guía del Espíritu Santo.
Ruego en el nombre del Señor que ustedes mantengan el mensaje presente y lo practiquen con oraciones para que puedan dirigirse por el camino de la prosperidad a través de la guía del Espíritu Santo.

[Mensaje principal]

Apreciados hermanos y hermanas en Cristo, es algo muy natural para nosotros, como hijos de Dios, que nos comuniquemos con Dios.
Comunicar significa "compartir la noticia o información", o "tener comunión".
Es natural que el padre y sus hijos se comuniquen el uno con el otro en una familia. Del mismo modo, es natural que los hijos de Dios se comuniquen con Dios.
Pero algunos individuos creen que sólo ciertas personas especiales pueden comunicarse con Dios.
Algunos incluso piensan que es extraño "comunicarse con Dios".
Por supuesto, ciertas maneras de comunicación están permitidas sólo para ciertas personas, pero todos los hijos de Dios tienen el derecho de recibir la guía del Espíritu Santo.
El pasaje bíblico en Romanos 8:14-15 dice: "[14] Porque todos los que son guiados por el Espíritu de Dios, los tales son hijos de Dios. [15] Pues no habéis recibido un espíritu de esclavitud para volver otra vez al temor, sino que habéis recibido un espíritu de adopción como hijos, por el cual clamamos: ¡Abba, Padre!"
Aquellos que son guiados por el Espíritu de Dios son hijos de Dios, y pueden llamar a Dios "¡Abba, Padre!"
Es algo extraño si los hijos de Dios no pueden comunicarse con Él.
Si nosotros hemos aceptado al Señor y nos hemos convertido en hijos de Dios y aún así no nos comunicamos con Él, nuestra situación es la misma que antes de aceptar al Señor.
Por ejemplo, supongamos que una persona se encuentra con su padre quien él pensó que se había muerto.
Ahora, ellos se reencuentran, pero no tienen ninguna interacción entre sí.
Entonces, las situaciones antes y después del encuentro con su padre no son diferentes.
Lo mismo sucede con Dios nuestro Padre.
Si nosotros no nos comunicamos con Dios y simplemente seguimos nuestros propios pensamientos y hábitos pasados, entonces sólo estaremos viviendo vidas dentro de nuestras propias limitaciones.
Entonces, no podremos decir que nada ha mejorado.
Por ejemplo, incluso cuando ustedes realizan un negocio, ustedes simplemente proceden con sus propios conocimientos y capacidades, por lo tanto es difícil conseguir algo mejor de lo que sus límites le permiten recibir.
Además, está indefenso de las cosas que están más allá de la habilidad y capacidad humana.
Debido a que ustedes no pueden prever el futuro, podrían enfrentar desastres o ser engañados por personas malas y sufrir una pérdida.
Además, cuando haya una recesión económica general, ustedes se hallarán con más situaciones difíciles.
Pero aquellos que se comunican con Dios pueden recibir bendiciones abundantes en la guía del Dios Todopoderoso.
Si nosotros simplemente seguimos la guía de Dios, podemos incluso librarnos de desastres venideros.
Podemos entender el camino de la bendición y tomar solamente ese camino.
Aquellos que se comunican con Dios tendrán paz, no solamente en sus negocios sino también en sus familias.
Tratándose de lograr algo personal, es aún más importante tener comunicación con Dios cuando alcanzamos el Reino de Dios.
La obra de Dios es una obra espiritual.
El fruto que nace de aquellos quienes se comunican con Dios y de los que no lo hacen, será completamente diferente.
Por ejemplo, suponga que usted va a visitar a un miembro de la iglesia. Si usted se comunica con Dios, recibirá el mensaje más apropiado para darle a aquella familia.
Si usted transmite el mensaje que ha recibido, será Dios quien bendiga a esa familia.
Por otra parte, aquellos que no se comunican con Dios pensarán en algún mensaje de acuerdo a las situaciones que ellos hayan escuchado.
Por ejemplo, ellos escuchan que esa familia tienen problemas entre el esposo y la esposa, y transmiten un mensaje con sus propios pensamientos, diciéndoles que se amen el uno al otro.
Pero sólo mediante un mensaje sobre el amor entre sí, el marido y la esposa que se odian no se llegarán a amar de nuevo.
Puede ocurrir sólo cuando Dios resuelva la causa original del problema.
Para que esto pueda suceder tenemos que saber qué tipo de mensaje es realmente necesario para esa familia.
Y sólo Dios lo sabe exactamente.
Es por eso que debemos comunicarnos con Dios y recibir el mensaje de parte de Él.
Si nosotros transmitimos el mensaje que recibimos de parte de Dios, la autoridad le seguirá a ese mensaje.
La gracia del arrepentimiento descenderá sobre los oyentes y sus corazones cambiarán.
Cuando sus corazones cambien y sus almas prosperen, ellos recibirán bendiciones.
El rebaño será sanado y la zona o el grupo de la misión se reavivará cuando ustedes de esta manera realicen visitas espirituales.
Por supuesto, hay algunos que no se comunican con Dios, sino que reconfortan a su rebaño y son buenos con ellos en preocuparse por sus almas.
Quizás incluso parezca que ellos tienen un avivamiento por un tiempo.
Pero las almas que son cuidadas de esta manera carnal caerán en el tiempo de pruebas y dificultades; ¡como las frutas podridas que caen del árbol cuando hay un viento fuerte!
Otra situación podría ser: si un líder en particular, quien solía ser amable con los miembros de la zona, se muda a otra zona, la fe de los miembros puede apagarse pronto.
Esto demuestra que este líder no ha plantado fe verdadera en ellos.
Si nosotros cumplimos con nuestras responsabilidades de una manera carnal, no podremos recibir ninguna recompensa de parte de Dios.
Por lo tanto, como hijos de Dios, y especialmente como pastores y obreros quienes realizan la obra de Dios, debemos comunicarnos con Él.
Debemos también anhelar ardientemente tener comunicación con Dios.
En la Biblia, podemos ver que todos los patriarcas de la fe se comunicaban con Dios claramente, y eran guiados por el Espíritu de Dios.
En particular, David dependía de Dios todo el tiempo, como un niño pequeño.
En 2 Samuel 5:18-25, podemos ver que David ganó una batalla por tener comunicación con Dios.
Cuando David se convirtió en el Rey de Israel, los filisteos se juntaron y se esparcieron alrededor del valle de Refaim.
En ese momento David acababa de salir a luchar con ellos sin un plan. Él primero busca la guía de Dios.
"¿Subiré contra los filisteos? ¿Los entregarás en mi mano?"
Y Dios le dijo a David: "Sube, porque ciertamente entregaré a los filisteos en tu mano".
Entonces David salió y derrotó a los filisteos al confiar en la Palabra de Dios.
David experimentó muchas victorias en batallas en contra de los filisteos. También el tuvo muchas otras experiencias en el campo de batalla.
Además, él no fue simplemente el general del ejército, o sólo un líder de una de las tribus de Israel, sino que era el Rey de todo Israel.
Podría haber ido con valentía a la batalla y combatir a los filisteos.
Sin embargo, él pidió la voluntad de Dios, y como resultado, obtuvo la victoria.
Pero poco después, los filisteos se posicionaron en el mismo lugar una vez más.
Era el mismo campo de batalla y las mismas condiciones donde recientemente habían tenido una batalla. David simplemente podía haber ido y peleado.
Pero una vez más David consultó a Dios.
Entonces en esta ocasión Dios le dio un método diferente.
Dios les dio una nueva estrategia y les dijo: "[23] No subas directamente; da un rodeo por detrás de ellos y sal a ellos frente a las balsameras. [24] Y cuando oigas el sonido de marcha en las copas de las balsameras, entonces actuarás rápidamente, porque entonces el SEÑOR habrá salido delante de ti para herir al ejército de los filisteos".
Esto significa que no debían enfrentarlos de frente, sino que debían rodearlos por detrás y atacar súbitamente.
Ya que David preguntó a Dios y obedeció Sus instrucciones, Él obtuvo una gran victoria nuevamente.
David no consultó a Dios solamente en las batallas. Él le consultó en todo aspecto y obedeció la voluntad de Dios.
Cada vez que David hacía esto, él era conducido al camino de mayor prosperidad.
Es por esto que David no tenía temor aunque caminaba en el valle de sombra de muerte.
Si ustedes se comunican con Dios y reciben Su guía en todo aspecto, prosperarán en todas las cosas.
Esto no es algo que le fue posible tan sólo a los patriarcas.
Dios es más sabio que cualquier consejero y Él tiene mayor poder que cualquier líder en este mundo. Además es muy delicado y gentil.
Anhelo que ustedes reciban la guía de este Dios.
Dios ciertamente responderá a aquellos que buscan Su guía y oran por ella.

Hermanos y hermanas,
Escuchar la voz y recibir la guía del Espíritu Santo se denomina "comunicación con el Espíritu Santo".
Escuchar la voz y recibir la guía del Espíritu Santo es una manera de comunicarse con Dios la Trinidad.
Ahora, examinemos primeramente las maneras de comunicarnos con Dios para poder entender cómo escuchamos la voz del Espíritu Santo y cómo obtenemos Su guía.
Nosotros podemos comunicarnos con Dios al escuchar la voz de Dios el Padre, la voz del Señor, o las voces de ángeles.
En la Biblia, podemos ver que Moisés y Samuel escucharon directamente la voz de Dios hablando a sus corazones y ellos le respondieron a Él directamente.
Además, el apóstol Pablo escuchó la voz del Señor en su camino a Damasco, y se convirtió.
El apóstol Juan escuchó la voz del Señor cuando escribía el libro de Apocalipsis y dijo que aquella voz era como el sonido de muchas aguas.
Cuando la Virgen María concibió a Jesús por el Espíritu Santo, ella vio un ángel y escuchó su voz.
Aparte de estas personas hay muchas partes en la Biblia que nos hablan de hombres de Dios que escucharon voces espirituales.
Dios también me ha hablado a mí con Su voz en algunas ocasiones.
Por ejemplo, Él me dijo que revisara Lucas 22:44 para indicarme que era Su voluntad que nosotros clamemos en oración con todo nuestro corazón.
Su voz era muy clara y fuerte.
Era tan fuerte como el sonido de muchas aguas, como una cascada, y aquella voz clara provenía de lo alto.
No puedo decir con exactitud el lugar preciso del cual provenía la voz, pero esta resonaba en todo el espacio del cielo entero.
Cuando Él me llamó para que sea Su siervo, un pastor, me permitió escuchar Su voz clara y fuerte.
Entonces, ¿en qué se diferencian estas voces, es decir, la voz de Dios, la voz del Señor, y las voces de los ángeles a la voz del Espíritu Santo?
Estas voces provienen del exterior.
No obstante la voz del Espíritu Santo se escucha en el corazón.
Por lo tanto, si ustedes "escuchan" alguna "voz", deben discernir cuidadosamente de qué se trata.
Algunas personas reciben obras de los espíritus malignos, pero ellas dicen haber escuchado "la voz de Dios", o la "voz del Señor".
Algunos incluso dicen que Dios les ha susurrado al oído. Pero la voz de Dios no se escucha de esa manera.
Algunas personas quizá escuchen la voz del Espíritu Santo, pero dicen haber escuchado la "voz de Dios" o la "voz del Señor". Esto no es correcto.
El hecho de escuchar la voz de Dios, la voz del Señor, o las voces de ángeles, no es algo que le ocurre de manera usual a los cristianos comunes.
Esto le ocurre a los individuos indicados en el momento preciso de acuerdo a la visión de Dios. No cualquiera puede escuchar fácilmente Su voz.
Por lo tanto, la manera usual de comunicarse con Dios para la mayoría de creyentes es escuchando la voz del Espíritu Santo.
Ahora, ¿cómo escuchamos la voz del Espíritu Santo?
La voz de Dios o del Señor viene de afuera, pero les dije, la voz del Espíritu Santo viene del corazón.
En 1 Corintios 6:19 leemos: "¿O no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo, que está en vosotros, el cual tenéis de Dios, y que no sois vuestros?". Como está escrito, el Espíritu Santo mora en nuestro corazón y lo considera como su templo.
Por lo tanto, la voz también se escucha en nuestro corazón.
Además la voz del Espíritu Santo no nos es dada como una voz clara, al igual que la voz de Dios o del Señor.
No es como una voz clara y fuerte que habla nuestro idioma.
Pero si nosotros logramos escucharla claramente, esta es la voz más delicada y certera.
Por tanto, desde la siguiente sesión, les explicaré con mayor detalle acerca de la voz, y la inspiración y guía del Espíritu Santo.

[Conclusión]

Amados hermanos y hermanas en Cristo,
¿Han desperdiciado alguna vez su tiempo porque han tomado el tren o bus equivocado, o porque han conducido en la dirección equivocada?
Si ustedes toman la decisión equivocada cuando escogen una dirección, pueden ir incluso en la dirección opuesta a su destino.
Regresar al camino correcto le costará mucho más tiempo y esfuerzo.
Algo similar ocurrirá cuando los hijos de Dios no son guiados por el Espíritu Santo.
Gastarán su tiempo en su viaje al Cielo, así como su caminar en la vida.
Estas personas piensan que están en lo correcto, pero luego se dan cuenta de que fue lo incorrecto. Piensan que sus métodos probaron ser efectivos anteriormente, y que funcionarán también esta vez, pero en realidad no será así.
Por el contrario, si somos guiados por el Espíritu Santo en cada momento, seremos prósperos en todas las cosas.
Anhelo que ustedes mediten en estos mensajes que escucharán a partir de hoy y que oren fervientemente acerca de esto, de modo que puedan tener comunión con el Espíritu Santo.
Yo ruego en el nombre del Señor que ustedes escuchen la voz y reciban la guía del Espíritu Santo, y que sólo tomen el mejor camino.

[AMÉN]

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch