new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
banner
on air
Sermon
Official Service
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
 
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
la lectura de apocalipsis Mensajes > la lectura de apocalipsis
la lectura de apocalipsis
Title
   la lectura de apocalipsis(79) - Apocalipsis 79    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   Apocalipsis 19:9-21
Date
   2008-10-24



Escritura

Apocalipsis 19:9-21
[9] Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios.
[10] Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía.
[11] Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea.
[12] Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo.
[13] Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS.
[14] Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos.
[15] De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso.
[16] Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES.
[17] Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios,
[18] para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes.
[19] Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército.
[20] Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.
[21] Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos.

Amados hermanos y hermanas en Cristo.
Acabo de regresar de mi 8vo Viaje Misionero a Israel.
¡Este es el momento más importante y crítico del Ministerio en Israel!
Dios el Padre garantizó este viaje misionero a través de innumerables obras de Su poder por las cuales Él fue glorificado en gran manera.
Agradezco a cada uno de ustedes quienes llegaron a ser de gran apoyo para este ministerio mediante sus oraciones y ofrendas.
Gracias a sus oraciones intensas y a sus ofrendas sinceras el evangelio del Señor se está predicando ampliamente en Israel.
Dios el Padre ciertamente retribuye aquello que se siembra y se hace con fe.
Desde el 7mo Viaje Misionero a Israel, nos ha sido difícil dar un reporte del Ministerio en ese país. Yo anhelo que ustedes consideren esta situación, y espero poder compartir con ustedes algunos testimonios referentes a este viaje en otra ocasión o reunión.
Amados hermanos y hermanas.
En el sermón anterior les dije que debemos adornarnos con nuestras buenas obras, así como se adorna una novia, a fin de poder dar la bienvenida al Señor.
Les dije también que su lino fino dependerá de la extensión a la que llenan sus corazones con la verdad, lo desarrollan en lo espiritual, y lo fructifican con buenas obras.
En otras palabras, las vestiduras que ustedes vestirán en los cielos por la eternidad se determinan a la medida en que ustedes cultivan su corazón con lo espiritual y lo ponen en práctica mediante las obras.
Si ustedes sinceramente anhelan el cielo y desean encontrarse con el Señor, ¿con cuánta franqueza y seriedad prepararán su vestido nupcial?
¡Ninguna novia en el mundo recibiría a su prometido con un vestido sucio!
Asimismo, estoy seguro de que ustedes anhelan vestir la vestimenta más hermosa que les sea posible para recibir al Señor.
Por favor tengan esperanza en el día en el que ustedes vistan el traje más limpio y brillante para encontrarse con el Señor.
Yo ruego en el nombre del Señor que ustedes continúen adornándose a sí mismos diligentemente, ¡incluso esta noche!
Apocalipsis 19:9-10 dice: "Y el ángel me dijo: Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero. Y me dijo: Estas son palabras verdaderas de Dios. Yo me postré a sus pies para adorarle. Y él me dijo: Mira, no lo hagas; yo soy consiervo tuyo, y de tus hermanos que retienen el testimonio de Jesús. Adora a Dios; porque el testimonio de Jesús es el espíritu de la profecía."
Amados hermanos y hermanas.
Si ustedes preguntan a la gente del mundo a quién consideran como un hombre bendecido, ¿de qué manera responderán?
Ellos quizás tengan una idea diferente de lo que significa ser bendecido. Quizás consideren que bendecidos son aquellos que tienen riqueza, honra, autoridad, hijos exitosos o salud.
Ahora, ¿cuál es su respuesta?¨
El Salmo 1:1-2 dice: "Bienaventurado el varón que no anduvo en consejo de malos, ni estuvo en camino de pecadores, ni en silla de escarnecedores se ha sentado; Sino que en la ley de Jehová está su delicia, y en su ley medita de día y de noche."
Apocalipsis 1:3 dice lo siguiente: "Bienaventurado el que lee, y los que oyen las palabras de esta profecía, y guardan las cosas en ella escritas; porque el tiempo está cerca."
Por lo tanto, el hombre bendecido es aquel quien lee y escucha la Palabra de Dios para conocer y entender Su voluntad; es aquel que guarda la Palabra y la pone en práctica.
Es verdaderamente bendecido aquel quien cumple completamente con los requisitos de una novia, a fin de que cuando el Señor venga a llevarnos a los cielos, pueda decir valientemente "¡Amén, ven Señor!"
En la escritura de esta noche el ángel dice: "Escribe: Bienaventurados los que son llamados a la cena de las bodas del Cordero."
El ser "invitado a las bodas del Cordero" significa estar calificado para la salvación y para participar en el banquete (cena de las bodas). Aquellos que han sido invitados a la cena de las bodas del Cordero vivirán una vida bendecida por siempre sin lágrimas ni pena, dolor, enfermedades y preocupaciones.
Aquellos que tienen fe conocen y creen en esta bendición eterna por eso pueden regocijarse y pueden dar gracias; sin embargo, aquellos que no tienen fe se aferran a aquello que tienen frente a sus ojos. Ellos saben que el cielo es un lugar maravilloso porque así lo han escuchado, y saben que "lo que se siembra y se hace en esta tierra se convierte en recompensas en el cielo"; sin embargo, persiguen bendiciones materiales que son visibles debido a que no tienen una fe verdadera, y a pesar de tener el conocimiento, no pueden ponerlo en práctica, consecuentemente no reciben bendiciones verdaderas.
Por lo tanto el escuchar, conocer y poner en práctica la verdad por fe ¡es una verdadera bendición para usted!
Estando en la verdad usted vivirá una vida que agrada a Dios, almacenará recompensas en los cielos, y se adornará a sí mismo como una novia… ¡Esto es bendición verdadera!
Usted puede lograrlo debido a que conoce que la palabra de Dios es absoluta y es verdadera, se cumple según ha sido prometida, no cambia y es sempiterna.

Si Dios no es fiel y si cambia aquello que ha dicho, o si cualquier cosa que haya dicho constituye una mentira, entonces no podríamos decir que aquellos que creen en la Palabra de Dios y la practican son bendecidos, pero debido a que Su palabra es absolutamente veraz y debido a que Él es fiel, podemos confiar en Su palabra y ponerla en práctica.
¿Cuán bendecidos somos ya que recibiremos recompensas y gloria al final según lo que está escrito en Su Palabra Verdadera y llena de promesas?
Cuando el Apóstol Juan escuchó el mensaje de parte de un ángel, él se llenó de gozo y emoción. Es por eso que cayó a los pies del ángel para adorarlo, pero el ángel lo detuvo.
El ángel lo detuvo debido a que los ángeles también son creaturas de Dios al igual que nosotros. Existe solamente un Dios, el Creador, y solamente Él es merecedor de recibir toda adoración, alabanza y gloria.
Ahora, la frase que manifiesta que "el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía" tiene un profundo significado espiritual.
Llamamos "profecía" a la declaración emitida por alguien acerca de algo que cree que sucederá.
Sin embargo, en la escritura de esta noche una "profecía" es la palabra de Dios hablada por alguien en Su nombre. El hablar la palabra de Dios en Su nombre significa transmitir la voluntad de Dios en unidad con el Espíritu Santo.
Por tanto, una "profecía" es una obra del Espíritu Santo como si fuera verdadera, y es reconocida y garantizada por Dios.
Además, esta "profecía" proclamada por medio del Espíritu Santo solamente representa el testimonio de Jesucristo quien es la Verdad.
Por cierto, debido a que Jesucristo es verdad en sí, un testimonio de la Verdad simboliza un testimonio de Jesucristo.
Por otra parte, debido a que Jesús es Dios quien vino a este mundo hecho carne, entonces un testimonio de Jesucristo es un testimonio de Dios.
Por consiguiente, "espíritu de profecía" significa testificar la obra del Espíritu Santo a Jesucristo, quien es la verdad, y a Dios quien es espíritu.
El espíritu de profecía no es algo de lo que la gente enseña o predica con su conocimiento sino que es un testimonio solamente a través del Espíritu Santo.
El hombre que enseña sobre el Espíritu Santo, primeramente debe vivir por la palabra de Dios la cual es la verdad, a fin de poder testificar sus obras completamente. Por ejemplo, para poder enseñar a orar, el maestro debe primeramente orar sin cesar, y debe comunicarse con Dios y recibir Su guía y las obras del Espíritu Santo.
Aquellos cuyos corazones están completamente llenos con la verdad de manera que están en total acuerdo con el corazón de Dios, hablan y obran según la guía del Espíritu Santo como frutos de la verdad.
Una vez que alcanzan este nivel, no deben esforzarse por cumplir con la verdad solamente porque tienen conocimiento de ella, sino que obran en la verdad de manera natural aunque hagan algo de manera inconsciente.
La palabra expuesta por estas personas en sí constituye el espíritu de profecía.
Aquella palabra penetra el alma y el espíritu, y cada coyuntura hasta la médula; y esta tiene el poder para cambiar a las personas.
Por otro lado, el hombre quien recientemente ha estudiado y entendido la Palabra de Dios y la enseña es llamado "neófito." Eso algo completamente diferente a lo que es el espíritu de profecía.
Yo le animo a que cultive su corazón como uno lleno de verdad por completo, y a que de testimonio de Jesucristo mediante el espíritu de profecía.
Por cierto, existe otro significado en la frase "el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía".
1 Juan 2:1 dice: "Hijitos míos, estas cosas os escribo para que no pequéis; y si alguno hubiere pecado, abogado tenemos para con el Padre, a Jesucristo el justo."
Jesús tomó la cruz para poder quitar la barrera entre los seres humanos y Dios. Él mismo llegó a ser un sacrificio expiatorio para permitir a los pecadores como nosotros que nos pongamos a cuentas con Dios. Él llegó a ser un Abogado a fin de permitirnos estar conectados con Dios.
Por lo tanto, la frase "el testimonio de Jesús es el espíritu de profecía" significa que el Señor Jesús es nuestro Salvador quien llega a ser un Abogado entre Dios y los seres humanos.
A partir de Apocalipsis 19:11 se describe lo que será la Segunda Venida del Señor.
Apocalipsis 19:11 dice: "Entonces vi el cielo abierto; y he aquí un caballo blanco, y el que lo montaba se llamaba Fiel y Verdadero, y con justicia juzga y pelea."
Este es el momento en el que las fuerzas del anticristo caerán y el Señor regresará a la tierra.
El verso menciona "un caballo blanco y el que lo montaba." Aquel que montaba el caballo blanco es el Señor.
También dice "se llamaba Fiel y Verdadero." "Fiel" significa que el Señor obró con completa obediencia a la palabra de Dios y que Él la cumplió. "Verdadero" significa que el Señor entregó su vida en acuerdo a la voluntad de Dios, y que Él hizo las cosas solamente conforme a la verdad.
De esta forma, ya que el Señor obedeció completamente la palabra de Dios el Padre y la cumplió fielmente, Él está propiamente calificado para juzgar por la Ley de Justicia.
"Justicia" es un juicio justo de lo correcto y lo erróneo a fin de poder cumplir la Ley sin inclinación hacia un lado u otro.
La escritura dice que "con justicia juzga y pelea," lo cual no significa que el Señor está de hecho peleando una batalla contra Satanás.
Se refiere a la batalla espiritual en la cual el Señor vence a Satanás con la autoridad de la palabra de Dios.
Antes de que Jesús empezara su ministerio público, venció al diablo solamente con la Palabra de Dios cuando fue tentado por Satanás en tres ocasiones.
Los hijos de Dios están en continua guerra espiritual mientras viven en esta tierra.
Primeramente, luchan contra el pecado al punto de derramar sangre para poder desecharlo.
Además, ellos batallan la guerra espiritual contra el enemigo para poder salvar un alma más.
Apocalipsis 19:12-13 dice: "Sus ojos eran como llama de fuego, y había en su cabeza muchas diademas; y tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo. Estaba vestido de una ropa teñida en sangre; y su nombre es: EL VERBO DE DIOS."
Como está escrito, los ojos del Señor son como "llama de fuego," y todo está claramente revelado ante Él. Es por eso que el Señor juzga de acuerdo a la ley de Justicia.
Cuando la escritura dice "había en su cabeza muchas diademas" demuestra la excelente forma en que el Señor buscó la voluntad de Dios el Padre y le dio la Gloria. Dios el Padre concede una corona como recompensa a aquellos que le dan la Gloria cumpliendo Su obra en gran manera.
El Señor glorificó a Dios muchas veces mediante sus obras mientras vivió en esta tierra; sin embargo, la mayor forma en la que glorificó a Dios fue al tomar la cruz, morir en ella, resucitar a los tres días y llegar a ser el Salvador, por todo esto Él recibe coronas de parte de Dios el Padre.

Si usted glorifica grandemente a Dios también recibirá una corona de parte de Él.
El número de coronas que usted recibirá como recompensas se incrementa en los cielos.
Ahora, la escritura dice: "tenía un nombre escrito que ninguno conocía sino él mismo."
Amados hermanos y hermanas.
En el principio, cuando Dios se dividió a sí mismo en un Dios trino, le dio un nombre a Su Hijo. Existe un nombre original para Dios el Hijo y otro para Dios el Espíritu Santo.
Este nombre está escrito en Ellos y nadie lo conoce excepto por las Tres Personas de Dios quienes estuvieron juntas en el principio.
Por supuesto que llegaremos a conocer estos nombres en el cielo, pero por ahora estos nombres son solamente conocidos por la Trinidad de Dios.
Ahora, el verso dice también: "Estaba vestido de una ropa teñida en sangre,". Esto significa que el Señor fue crucificado y murió al derramar Su sangre. Este derramamiento de sangre redimió a los seres humanos de sus pecados y les dio vida.
Todos estos hechos se dieron de acuerdo a la palabra de Dios. Jesús es el verbo quien vino a este mundo en carne. Él enseñó solamente basándose en la palabra de Verdad, y obedeció y cumplió Su misión según la Palabra.
Es por eso que el verso dice: "su nombre es: EL VERBO DE DIOS."
Apocalipsis 19:14-16 dice: "Y los ejércitos celestiales, vestidos de lino finísimo, blanco y limpio, le seguían en caballos blancos. De su boca sale una espada aguda, para herir con ella a las naciones, y él las regirá con vara de hierro; y él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso. Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES."

Innumerables huestes celestiales y ángeles siguen al Señor quien viene a la tierra.
Los profetas quienes trabajaron en el nombre de Dios el Padre y el apóstol quien obró en el nombre del Señor, todos aquellos en posiciones de liderazgo vendrán junto a Él.
La "espada aguda que sale de su boca" se refiere a la Palabra que es viva y eficaz.
La frase "herir con ella a las naciones" simboliza la Palabra de Dios que es juicio en sí misma.
"Regirá con vara de hierro" quiere decir que Él obra con el potente poder de Dios.
"Él pisa el lagar del vino del furor y de la ira del Dios Todopoderoso" significa que Él juzga con justicia exacta de acuerdo a la Palabra de Dios. Este juicio de alabanza y recompensa o de castigo se basa en el tipo de fruto producido por nuestras acciones.
El verso dice también: "Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES." En este verso la vestidura simboliza el corazón.
El corazón del Señor abriga los cielos del Cielo y su muslo se levanta sobre todos los cielos del Cielo.
Es así que, al decir: "Y en su vestidura y en su muslo tiene escrito este nombre: REY DE REYES Y SEÑOR DE SEÑORES," está indicando que el Señor es el Rey y Señor de todos los Cielos.
Apocalipsis 19:17-18 dice: "Y vi a un ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz, diciendo a todas las aves que vuelan en medio del cielo: Venid, y congregaos a la gran cena de Dios, para que comáis carnes de reyes y de capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes, y carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes."

El "ángel que estaba en pie en el sol, y clamó a gran voz" significa que el ángel está proclamando dentro de los límites de la Justicia.
El "sol" representa la luz, en otras palabras, la justicia precisa que revela todo claramente.
Por lo tanto, significa que el juicio es dictado de acuerdo a esta justicia.
"Aves… venid… para que comáis carnes" de hecho no significa que comen carne, sino que se refiere a la maldición espiritual. Las aves se juntan y comen la carne de cadáveres; esto simboliza una maldición. Según la historia, los cadáveres bajo maldición eran desechados para servir de alimento a las aves.
Al decir: "Reyes y capitanes, y carnes de fuertes, carnes de caballos y de sus jinetes," se refiere a aquellos quienes se alían con el anticristo para levantarse en contra del Señor.
"Aves comiendo su carne" significa que estos están bajo maldición de acuerdo al Juicio de Justicia.
Dice también: "Carnes de todos, libres y esclavos, pequeños y grandes".
Esto significa que aquellos que se mantienen apartados de la Palabra de Dios serán juzgados de acuerdo a la palabra sin tomar en cuenta el tipo de honor, autoridad, riqueza y posición que puedan tener. Después del juicio estos sufrirán eternamente según sus obras.
Apocalipsis 19:19-21 dice: "Y vi a la bestia, a los reyes de la tierra y a sus ejércitos, reunidos para guerrear contra el que montaba el caballo, y contra su ejército. Y la bestia fue apresada, y con ella el falso profeta que había hecho delante de ella las señales con las cuales había engañado a los que recibieron la marca de la bestia, y habían adorado su imagen. Estos dos fueron lanzados vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre. Y los demás fueron muertos con la espada que salía de la boca del que montaba el caballo, y todas las aves se saciaron de las carnes de ellos."

"La bestia y los reyes de la tierra y sus ejércitos" constituyen los ejércitos del anticristo.
"El que montaba el caballo" constituye el Señor, y "Su ejército" constituye los profetas y huestes celestiales y ángeles que regresan a la tierra resguardando al Señor.
Está escrito que las fuerzas del anticristo se levantan y pelean contra el ejército del Señor.
Esto no significa que pelean en realidad, pues ellos ya no pueden levantarse contra el Señor, por tanto ya no pueden derrotar a Su ejército.
En este verso, la palabra "pelear" se refiere a una situación agonizante luego de la caída de las fuerzas de Satanás. El mundo será destruido; sin embargo aún habrá muerte y destrucción entre las fuerzas del enemigo, y muchos cometerán suicido.
En el momento mismo en el que se de la Segunda Venida del Señor, aquellos quienes han cometido todo tipo de maldad temblarán de miedo y pavor.
Además, en una situación en la que todo está destruido, la confusión y la desesperación llegarán más allá de la imaginación. Al no poder superar esta situación, algunos tomarán una visión negativa y acabarán con sus vidas, mientras que otros asesinarán a su prójimo para su propia supervivencia.
Sin embargo, toda esta confusión llegará a su fin el día de la Segunda Venida del Señor cuando se juzgará estrictamente a la bestia y al falso profeta.
En la escritura de esta noche, "la bestia" significa la cabeza del gobierno unificado, y "el falso profeta" se refiere a la cabeza de la religión que cooperó con él.
Por cierto, al decir que el falso profeta había hecho señales, no se refiere a que han hecho señales en la forma que el Señor y los profetas de Dios lo hicieron.

El término "señal" en este verso significa los métodos de decepción que han engañado y confundido a la gente utilizando la tecnología de métodos científicos avanzados.
Los falsos profetas que cooperan con el anticristo engañan a la gente para así adorar al anticristo y seguir sus palabras. A aquellos quienes han cometido tan grande maldad, pronto el Señor los lanzará vivos dentro de un lago de fuego que arde con azufre.
El pecado y la maldad cometida por estos es tan evidente que serán lanzados en el lago de fuego de azufre que es el más ardiente en el infierno, aún antes del Gran Juicio del Trono Blanco.
Además, sus aliados enfrentarán la muerte durante la confusión de la última etapa de los 7 años de la Gran Tribulación y sufrirán en el Hades antes del Gran Juicio del Trono Blanco, y al final estos también caerán en el infierno y sufrirán por siempre.
Cuando la escritura dice: "todas las aves se saciaron de las carnes de ellos," se está refiriendo a que ellos pagarán el precio por sus pecados y maldad.
En el siguiente sermón estudiaremos acerca del Reino Milenario.

Amados hermanos y hermanas en Cristo,
No existe nada en este mundo material que sea eterno.
No importa cuán grandiosos parezcan el honor, la riqueza y la autoridad ya que estos desaparecerán eventualmente.
Por supuesto, usted debe llevar su vida de manera diligente y hermosa mientras está en esta tierra; sin embargo, la vida en esta tierra es simplemente una preparación para la vida eterna.
2 Corintios 4:18 dice lo siguiente: "no mirando nosotros las cosas que se ven, sino las que no se ven; pues las cosas que se ven son temporales, pero las que no se ven son eternas."
Es más, nada de lo que usted pueda almacenar en lo material podrá pasar a la vida eterna con usted. Solamente las cosas que se siembran en este mundo en el ámbito espiritual contarán como cosas eternas en los cielos.
Lo que usted coma, beba o haga no tiene importancia, pero las cosas que haga para glorificar a Dios el Padre con amor sincero por Él serán indudablemente almacenadas en el cielo.
Hoy les animo a que planten cosas eternas en lo espiritual. Hebreos 11:16 nos dice: "Pero anhelaban una mejor, esto es, celestial; por lo cual Dios no se avergüenza de llamarse Dios de ellos; porque les ha preparado una ciudad."
¡Ruego en el nombre del Señor que disfruten de las verdaderas bendiciones en los cielos, especialmente en la Nueva Jerusalén, y que vivan ahí por siempre!

[Amén]

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch