new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
banner
on air
Sermon
Official Service
 
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Official Service Mensajes > Official Service
Official Service
Title
   Mensaje Corto(0) - Amor    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   Juan 19: 1-3, 17-18, 32-34
Date
   2008-03-23



Servicio de la noche de Pascua
: Amor
:
“(Juan 19:1-3, NASB) Así que, entonces tomó Pilato a Jesús, y le azotó. [2] Y los soldados entretejieron una corona de espinas, y la pusieron sobre su cabezas, y le vistieron con un manto púrpura; [3] y le decían, “¡Salve, Rey de los judíos!” Y le daban bofetadas.”

“(Juan 19:17-18, NASB) Y Él, cargando su cruz, salió al lugar llamado de la Calavera, y en hebreo, Gólgota. [18] Y allí le crucificaron, y con él a otros dos, uno a cada lado, y Jesús en medio.”

“(Juan 19:32-34, NASB) Vinieron, pues, los soldados, y quebraron las piernas al primero, y asimismo al otro que había sido crucificado con él. [33] Mas cuando llegaron a Jesús, como le vieron ya muerto, no le quebraron las piernas. [34] Pero uno de los soldados le abrió el costado con una lanza, y al instante salió sangre y agua.”


Estimados hermanos y hermanas en Cristo.

La pascua es la fiesta en donde se celebra que Jesús quebrantó la autoridad de la muerte y resucitó.

Creemos en el Señor resucitado, de modo que podemos estar unidos con el Señor y participar en la esperanza de la resurrección. Solíamos ser pecadores que estábamos destinados a morir. Pero somos perdonados de nuestros pecados, y ahora, podemos entrar en el eterno reino celestial.

Las almas que son objeto de la maldición de la ley, recibieron la misericordia de Dios y bendiciones.

Toda esta gracia es dada gratuitamente, tan solo si creemos en el Señor.

Pero en realidad en el reino espiritual, no hay nada gratuto. Para que podamos recibir este libre gracia, Jesús tuvo que pagar el precio en nuestro nombre.

Es por ello, que Él tomó los sufrimientos de la cruz, tal como se describe en el pasaje de hoy. Él usó la corona de espinas; Fue azotado, fue clavado a través de las manos y los pies, y fue traspasado en el costado.


El Jesús que no tenía pecados tomó todo el dolor que nosotros debíamos sufrir a causa de nuestros pecados.

A través de este mensaje, espero que, una vez más, usted pueda sentir el amor de la persona que murió por nosotros, Jesús.


Queridos hermanos y hermanas en Cristo, en primer lugar, espero que se den cuenta del amor de Jesucristo a través de sus padecimientos. Por lo general, se dice que la esencia del cristianismo es el amor.
Que el amor se demuestra a través de la cruz de Jesús.

Porque Jesús murió en la cruz, usted y yo estamos en condiciones de ganar la salvación.

Ahora, podemos entrar al cielo y no caer en el infierno.

Estamos liberados de la maldición de la ley, y podemos vivir en la gracia y las bendiciones.

El sufrimiento de la cruz, que Jesús tomó por esto parece tan difícil que el hombre a la verdad no podría soportarlo.

Gruesas espinas traspasaron fuertemente su cabeza, y todo su cuerpo fue desgarrado a causa de la flagelación por el látigo. Los grandes clavos traspasaron a través de sus manos y sus pies. Tuvo que colgar en la cruz por seis horas.

Aún cuando él ya había dado su último respiro, los soldados traspasaron su costado con una lanza.
Jesús utilizó la corona de espinas para perdonarnos los pecados que cometemos con nuestra mente. En lugar de las dolorosas espinas, nos dio la corona de los bienes del reino de los cielos.

Jesús fue clavado en sus manos y pies para perdonarnos los pecados que cometemos con las manos y los pies.

Porque Jesús fue azotado y Su cuerpo fue desgarrado, somos libres de enfermedades.

Él tomó todos los dolores de la maldición en sí mismo. ¿En realidad siente este amor en su corazón?

Desde que era un nuevo creyente, cuando yo estaba leyendo acerca de los sufrimientos de Jesús en los cuatro Evangelios, tuve que parar muchas veces. No podía seguir la lectura a causa de las lágrimas que vertía. Antes de encontrarme con el Señor, yo no tenía ninguna esperanza de recuperación a causa de las enfermedades de larga duración. Entonces, los miembros de mi familia antes me amaban, pero ahora comenzaron a abandonarme.

Finalmente, yo estaba totalmente abandonado y descuidado por este mundo. Fue entonces, y en esas condiciones que me encontré con el Señor.

Fui abandonado por todos, pero Jesús murió en la cruz por mí.

Él me salvó tomando todos mis grandes dolores y me sanó de todas mis enfermedades.

Cuando me di cuenta de este hecho, ese amor fue grabado en lo más profundo de mis huesos. Y yo podría tener la voluntad de dar mi vida por el Señor.

¿Puede usted dar su vida por alguien? Aún cuando usted ame a esa persona mucho, no es cosa fácil el morir por otro.

Incluso aquellos que confiesan que pueden dar sus vidas a menudo dan un paso atrás cuando se enfrenta realmente con la muerte. Sobre todo, si usted sabe que usted tiene que sangrar mucho por azotes y que será clavado a través de las manos y los pies, ¿quien podría tener la valentía de ir voluntariamente a través de eso?

Y mucho menos hay una posibilidad de que lo haría por otras personas de los cuales usted no sabe si realmente le odian y están en contra de usted.

Pero Jesús lo hizo. Cuando usted y yo estábamos en contra de Dios y nos convertimos en pecadores, Él tomó todos los dolores para nosotros.

Si queremos realmente saber y sentir ese amor, no podemos dejar de amar a Dios.

No podemos dejar de amar al Señor, y su gracia en nuestro corazón no puede desaparecer.

Se puede vivir cada día de su vida con la voluntad de hacer algo para el Señor.

Hermanos y hermanas, el significado de la Santa Comunión es para conmemorar este amor de Jesús. Espiritualmente, el pan se refiere a la carne del Hijo del Hombre, Jesús, y el vino, la sangre del Hijo del Hombre.

El Espíritu Santo es para conmemorar el amor del Señor que dio su carne y sangre por nosotros.

También, el Espíritu Santo contiene el camino de la salvación.

Nos dice cómo podemos recibir el amor del Señor y de cómo podemos ser salvados.

Juan 6:53 dice, “Jesús les dijo “De cierto, de cierto os digo: Si no coméis la carne del Hijo del Hombre, y bebéis su sangre, no tenéis vida en vosotros.”

Entonces, ¿cómo podemos comer la carne y beber la sangre del Hijo del Hombre?

En primer lugar, comer la carne del Hijo del Hombre se refiere a tomar la palabra de Dios como alimento espiritual.

Juan 1:1 dice, “En el principio era el verbo, y el verbo era con Dios, y el verbo era Dios.” Y Juan 1:14 dice, “Y aquel verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (vimos su Gloria, Gloria como del unigénito del Padre), lleno de gracia y verdad,”

Así que, comer la carne del Hijo del Hombre es aprender y comprender la palabra de Dios.

Para conocer la palabra de Dios no es tan sólo aprenderla como conocimiento.
Tenemos que cambiar nuestro corazón con esa palabra. Tenemos que cambiar nuestro corazón en corazón de bondad y amor

Para comer la carne del Hijo del Hombre de esta manera, tenemos que beber la sangre del Hijo del Hombre al mismo tiempo.
Esto significa que, además de aprender de la palabra de Dios, hemos de obedecer y poner en práctica de la palabra.

Es como cuando tenemos que tomar líquido cuando comemos nuestros alimentos.

Solo con el líquido en nuestro cuerpo podemos eliminar los desechos y absorber nuevos nutrientes. De la misma manera, si aprende la verdad, debe tratar de ponerla en práctica. Solo así entonces la palabra de Dios que usted ha aprendido vendrá a ser su vida y fortaleza.

La mentira que estaba presente en su corazón se irá, y en su lugar la verdad llenará ese lugar.

Cuando sale el odio, el amor llenará ese lugar, y de donde sale la arrogancia, la humildad llenará ese lugar.

1 Juan 1:7 nos dice que tenemos vida en nosotros solo cuando bebemos la sangre del Hijo del Hombre.

Dice que, “pero si andamos en luz, como él está en luz, tenemos comunión unos con otros, y la sangre de Jesucristo su Hijo nos limpia de todo pecado.”

Aquí, caminar en la luz significa el obedecer la palabra de Dios.

Jesús derramó su sangre y murió por nosotros para poder recibir el perdón de nuestros pecados. Para ser perdonados de nuestros pecados por la sangre de Jesús, tenemos que caminar en la luz.

Espero que usted entienda claramente este significado espiritual de la Santa Comunión.

Incluso cuando él se iba el áspero camino difícil, Él nunca quiso la compasión del Padre a causa de sus sufrimientos.

Aun cuando es difícil respirar debido al dolor de la cruz y que Su vista estaba cubierta por la sangre que fluía hacia abajo desde su frente, su corazón se llenó de agradecimiento.

Es porque Él creía que innumerables almas serían salvas y vendrían a ser verdaderos hijos a través de sus sufrimientos. Por supuesto, tenía dolor en su corazón también. Se debía porque habría almas que no creerían en el Salvador y caerían en destrucción.

El regocijo fue por la voluntad de Dios el luto fue para las almas, también.

Cuándo entendemos este corazón del Señor, ¿Qué tipo de corazón deberíamos tener usted y yo?

Si recordamos el amor del Señor siempre, no perderemos nuestro agradecimiento y gozo en cualquier tipo de situación. No hay razón para nosotros entristecernos y desalentarnos.

En realidad, debemos enfrentar el camino difícil, pero en el corazón, seremos llenos con el consuelo del Señor.

Una canción de alabanza dice, “Pedro fue a la cruz al revés, así que, ¿no estaré en condiciones de seguir? ¿Es por causa del dolor y por causa de la muerte?”

Como ya se ha dicho, usted será capaz de tomar el camino del martirio con agradecimiento y puede ganar nuevas fuerzas al pensar, "Jesús tomó los dolores para salvarme y para bendecirme."

Espero que este tipo de agradecimiento y comodidad le llene y desborde su corazón siempre.


Queridos hermanos y hermanas en Cristo, desde que encontré al Señor por primera vez hasta ahora, siempre he estado dándole gracias por el amor de el Señor.

Con agradecimiento por el inefable amor de Dios, he querido cumplir su voluntad con toda mi vida.

Entre tanto, tuve que pasar por muchas dificultades. Fui acusado injustamente y hay tantas cosas muy olorosas más allá de la explicación.

A veces, parecía que no tenía esperanza, y estaba rodeado de un dobladillo en los cuatro lados.

Pero nunca he olvidado el amor de Dios en mí. El amor del Señor que murió por mí, y mi amor a Dios y el Señor nunca se ha enfriado.

Ese amor cambió toda desesperación en esperanza, y el luto en acción de gracias y gozo

Romanos 8:37 dice, “Antes, en todas estas cosas somos más que vencedores por medio de aquel que nos amó.”

Incluso en las pruebas que el hombre no puede soportar, Yo me pude levantar a causa del amor y seguir avanzando paso a paso.
Espero que este amor siempre permanezca en usted también.

Espero que el verdadero agradecimiento y el gozo se desborde en usted y se cumpla la voluntad de Dios con gran fervor.

De este modo, oro en el nombre del Señor que, usted venga a ser un verdadero hijo que pueda pagar de vuelta la gran gracia que ha recibido.

[Amen]


 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch