new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
banner
on air
Sermon
Official Service
 
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Official Service Mensajes > Official Service
Official Service
Title
   Mensaje Corto(0) - Corazón Precioso    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   Juan 20: 15-18
Date
   2008-04-20



< Título >: “ Corazón Precioso”
< Pasaje >: < Juan 20: 15-18 >
“¿Jesús le dijo, “Mujer, ¿por qué lloras? ¿A quién buscas? Ella, pensando que era el hortelano, le dijo: Señor, si tú lo has llevado, dime dónde le has puesto, y yo lo llevaré.” [16] Jesús le dijo, “¡María!” Volviéndose ella, le dijo: “¡Raboni!” (Que traducido quiere decir, Maestro). [17] Jesús le dijo: “No me toques, porque aún no he subido a mi Padre; mas ve a mis hermanos, y diles: Subo a mi Padre y a vuestro Padre, a mi Dios y a vuestro Dios.” [18] Fue entonces María Magdalena para dar las nuevas de que había visto al Señor, y que él le había dicho estas cosas.

< Introducción >
Estimados hermanos y hermanas en Cristo,

Permítanos dar todas las gracias y gloria a Dios el Padre quién nos ha bendecido para tener el Servicio Devocional de la Misión de Mujeres de 2008.
Yo doy gracias a los devoto que se han preparado para este servicio con todos su corazón y mente.

Estimados devotos, el título del mensaje de hoy dado a usted es ‘Corazón Precioso'.

En el pasaje leído, usted puede comprender que el corazón precioso sobre el que voy a hablar es el corazón de María Magdalena.

La persona con quien el Señor resucitado se encontró primero fue María Magdalena.

¿Qué gracia especial era esto que ella pudiera encontrarse al Señor resucitado primero, mientras había tantos otros discípulos?

Simplemente viendo esta único incidente, podemos nosotros ver cuán grandemente era ella amada por el Señor.

Entonces, ¿qué tipo de mujer era ella que pudiese recibir tal amor y gracia?

Por supuesto, usted ha oído hablar del amor de María Magdalena y sus bondades muchas veces.

Antes de que ella encontrara a Jesús, ella vivía una vida muy infeliz. Ella no podría mantener bien su cuerpo enfermo, y ella fue perseguida y mofada por sus propios familiares, también.

Nadie la amó o consolidó su corazón.

Su vida era una lamentable y desesperada exactamente como una flor que es pisoteada en la tierra.

Pero encontrándose a Jesús, María recibió respuesta a todos sus problemas físicos y espirituales.

Ella recuperó la salud y el significado de la vida, también. Ella también recibió el amor que el mundo no podía saber.

María Magdalena no olvidó esta gracia que recibió. Ella siguió y sirvió a Jesús para pagar ese amor atrás.

Ella amó al Señor con toda su vida, mente y alma, fuerza y energía. Ella lo dio todo hasta el último momento por Jesús.

Su amor y servicio eran tan preciosos que ella recibió la bendición de encontrarse al Señor resucitado primero.

Usted también confiese como esta mujer que usted ganó una nueva vida por causa del Señor.

Usted también confiese, “yo también me volveré como María Magdalena. Yo amaré al Señor con ese tipo de corazón, con toda mi vida y serviré a la iglesia y al pastor.”

Pero aún entre aquellos que confiesan de esta manera, hay muchos que tienen equivocaciones sobre el corazón de María Magdalena.

Ellos ven, piensan, y siguen en la carne, pero ellos piensan que ellos tienen el anhelo de María Magdalena. También, ellos piensan que ellos están cerca de espíritu sin comprenderse, así que, su crecimiento espiritual es lento.
A través del mensaje de hoy, yo espero que usted comprenda el corazón de María Magdalena una vez más.

Haciendo así, yo le insto, los miembros de la Misión de las Mujeres que todas en conjunto tengan el corazón precioso como joyas que están llenas con la bondad y perfectas en espíritu.

< Cuerpo >
Estimados devotos, y miembros, el primer corazón precioso de María Magdalena no debe tener ninguna equivocación.

La mayoría de las personas, cuando aman a alguien, ellos quieren algo a cambio.

Si ellos aman y se dedican por otros, ellos quieren otros los amen también.

Si ellos no parecen amados, ellos tienen las equivocaciones e incluso se sienten defraudos.

Pero si ellos aman otros y quieren a cambio en cierto modo algo que ellos quieren, significa que su amor no es amor espiritual.

María Magdalena quiso pagar devuelta la gracia con todas sus posesiones y vida. Ella dio su amor enfocado sólo en Jesús.

Pero Jesús no amó a solamente María solamente.

Había siempre personas pobres y enfermas que se apiñaban y también muchos discípulos alrededor de Jesús.

Jesús siempre les enseñó y les cuidaba con un corazón caluroso.
Por el contrario, Él a veces incluso parecía tratar María Magdalena muy fríamente o sin importancia.

¿Estaba María incomoda en esas ocasiones? ¡Perdió ella corazón con la decepción pensando, ‘Él le dice a Pedro muchas cosas como estas! ¡Él expresa Su amor a Juan de esa manera! Él sonríe calurosamente a esa mujer, y ¿por qué Él no me lo hace a mí? '
¿Perdió ella el gozo pensando, ‘yo le sigo con toda mi vida, y yo le he estado dando al Señor y a los discípulos ahorrando incluso el centavo que gano sembrando, y por qué yo no soy amada tanto como ellos? Entonces, ¿por qué debo dar toda mi vida y mi todo? '

Claro ella no lo hizo. Ella sólo quería que Jesús no se preocupara por ella pero que simplemente se concentrara en Su ministerio con comodidad. Ella siempre tuvo cuidado por Jesús y sus discípulos.

Claro, el anhelo de su corazón era más serio que cualquiera.

Pero ella no tenía el resentimiento contra Jesús tan solo porque ella no pudiera encontrárselo o hablar con Él tanto como ella quisiera.

Ella no tenía ninguna equivocación en contra de Jesús aunque Él no la mirara siquiera. Es porque ella ya había recibido el regalo de vida de amor Jesús y había confiado en Él. Si Él la miraba o no, su confianza nunca cambió.

Así que, ella podía entender a Jesús no importa lo que Él dijera o cómo Él actuara.

Ella podía compartir el corazón en espíritu, sin utilizar ningún pensamiento de la carne.
Incluso las personas mundanas dicen que si se aman unos a otros y son tan íntimos, sus corazones comunicarán.

Cuando una persona hace algo, la otra persona entenderá lo que sus ojos o las expresiones faciales incluso significan sin explicar.

Es Incluso más así en el espíritu.

Si nosotros amamos de verdad y servimos de corazón, y si nosotros no queremos nada a cambio, nosotros nunca entenderemos mal o tendremos resentimiento.

Incluso cuando nosotros vemos algo diferente de nuestra opinión, nosotros podemos entender a la otra persona con bondad. Además, nosotros también podemos sentir por qué la otra persona está actuando así; sus intenciones e incluso su profundidad de corazón.

Entonces, ¿María sirvió solamente a Jesús de esta manera? No ella no lo hizo.

Ella mostró el mismo servicio y devoción a los discípulos y a las otras personas, también. Ella no insistió en ella o cortó la paz diciendo, “yo soy aquella que está sirviendo a Jesús, y yo soy aquella que está cerca de Él.”

Es porque ella no tenía ninguna mente de jactancia para alzarse a ella misma.

Aunque ella se dedicó tanto, ella simplemente pensó que era algo que ella tenía que hacer. Ella nunca esperó a cambio ninguna alabanza.

Y cuando ella vio a alguien más amando y alabado, ella regocijaba porque el Señor también regocijaba.
¿Tiene usted el mismo tipo de corazón? Desde la apertura de iglesia, he visto a muchas personas que hicieron confesiones llenas de sentimientos de emoción cuando ellos recibieron la gracia.

Cuando ellos están llenos del Espíritu, ellos dicen, “yo le amo con toda mi vida. Yo confío en cualquier cosa usted diga.”

Pero cuando ellos enfrentan algunos límites, yo he visto a muchos de ellos perder su amor y confianza.

Por ejemplo, ellos sirvieron con todo su amor. Pero cuando ellos no recibieron amor para atrás en cierto modo como ellos quisieron, ellos perdieron el corazón.

En algunos casos, ellos tenían inconformidad cuando ellos no reciben tanto como otros reciben.

Ellos piensan, “yo me consagré y amé más que esa persona, y el pastor está quedándose más estrechamente con ella. Porque él está haciéndolo a ella, ¿no debería él hacer lo mismo conmigo?”

Ellos pierden el corazón pensando, “yo intento tan difícilmente, pero no soy reconocido o amado.” A veces, ellos tienen equivocaciones debido a los sermones.

Si yo digo, “Nosotros tenemos que lanzar fuera este tipo de falsedad,” en el sermón, ellos piensan que se refiere a ellos.

“¿Quién le habló acerca de mi falta a él? Mi intención no era esa, pero él me mal entendió sólo por escuchando a alguien más.” Y tienen ellos problemas en el corazón.

Algunas veces, ellos escuchan de algunos que he señalado sus errores, que no tomaron lugar actualmente, y se sienten ofendidos. Ellos piensan, “OH, el Pastor está pensando mal de mí.”

Ellos también pueden sentir que su orgullo está herido y pierden su fuerza pensando, “Él me avergonzó delante de muchas personas.” Pero el verdadero amor no tiene ninguna equivocación.

Aunque ellos reciban los reproches delante de muchas personas, si ellos tienen el verdadero amor en sus corazones, ellos no se ofenderán por nada así.

Aunque otras personas sean reconocidas y sean amadas más aun, ellos se regocijan. A María, el gozo de Jesús era su propio gozo, y el deseo de Jesús era su propio deseo.

Permítame darle un ejemplo más. Suponga que María Magdalena le diera la cosa más preciosa a Jesús.

¿Si Jesús se lo diera a alguien más, que tendría que sentir ella? Pensaría ella, “yo lo preparé con tanto esfuerzo, ¿y por qué Él me hace esto a mí? ¿Estará mirando hacia abajo en mí?”

No. Ella tan sólo estaría agradecida que ella pudiese dar la cosa más preciosa al más precioso.

Dado que Jesús lo utilizó para Su propósito, ella estaría solamente agradecida por ello, también.

Yo espero que ustedes también amen al Señor y sirvan a la iglesia y al pastor con este tipo de corazón puro.

Estimados devotos y miembros, el corazón precioso de María Magdalena, en segundo lugar, es el corazón sin ningún deseo. Si nosotros tenemos cualquier intención de cumplir nuestros propios deseos, nosotros no podremos pagar devuelta verdaderamente la gracia.

Aquí, deseo no sólo es el deseo por el dinero. Incluye todos los motivos egoístas y deseos de disfrutar nuestras propias cosas, familia, fama, autoridad, y orgullo.

Si nosotros tenemos este tipo de deseos egoístas, aunque nosotros estamos sacrificándonos y consagrándonos, querremos algo sin comprenderlo.

Insistiremos en lo que nosotros queremos y lo buscaremos diciendo, “Por favor deme esto, y yo haré que.”

Pero María no tenía ningún deseo de disfrutar algo a través de Jesús o recibir amor de las personas y de Jesús.

Ella siguió a Jesús como una sombra, pero ella se humilló completamente y sólo sirvió.

Ella no preguntó, “Los Doce discípulos son designados como los apóstoles y hacen las obras de Dios manifestando Su poder grandemente. Ellos son reconocidos más por Jesús. Por favor hazme un apóstol, también. Por favor dame la gloria del mejor de los discípulos como Pedro.”

En ese momento, entre aquellos que estaban siguiendo a Jesús, algunos de ellos lo hicieron con sus propias intenciones.

Porque Jesús estaba realizando grandes obras y era amado por muchas personas, ellos también quisieron recibir algo a través de Jesús.

Algunas personas pensaron que Jesús construiría un reino en esta tierra.

Es por ello que ellos lo siguieron para disfrutar las riquezas y la gloria en el reino de Jesús.

También, algunos de ellos quisieron mostrarle a otros que ellos estaban cerca de Jesús.

Así, ellos quisieron ser vistos por otros como importantes y personas amadas. Pero no era con María. Ella no quería ninguna recompensa, alabanza, o gloria.

Ella sólo intentó lo mejor de ella para darle gozo a Jesús. Ella sólo quería darle paz a Jesús.
Es por eso que ella se sacrificó y le sirvió a los discípulos y a las personas alrededor de Él.

Ella no sólo se sacrificó por Jesús sino también por los discípulos, aunque ella no pudiera comer bien.

Es porque ella creyó que ésa era la manera que Jesús quiso y la manera de darle comodidad a Jesús.

Entre ustedes hay muchas personas que se dedican y sirven a otros no queriendo nada a cambio como María Magdalena.

Pero algunos de ustedes se sienten ofendidos ó heridos en sus emociones cuando no se cumplen sus deseos de hacer o disfrutar algo.

Ustedes piensan, “yo tengo esta pasión, fe, e incluso la habilidad, ¿y cómo yo no pude conseguir este deber que yo quería? Yo puedo hacerlo muy bien, y otras personas simplemente no entienden.” Y ustedes tienen las decepciones.

Si ustedes tienen verdaderamente ese tipo de habilidades y fe, ustedes simplemente pueden hacer su mejor esfuerzo en su presente posición.

Si usted se siente decepcionado o si sus sentimientos son heridos porque otras personas no le reconocen y a usted no se le da una posición, esto en sí mismo demuestra que ustedes tienen deseos egoístas.

Algunas veces, hay personas que se revelan como espíritu e intentan plantarse en otros.

Ellos sugestivamente dicen, “Porque el pastor me reconoce, que yo soy una persona de espíritu. Yo estoy cerca del espíritu, así que usted debe escucharme.”

Este tipo de cosas también viene del deseo de obtener el propio honor de uno y la fama.

Si usted realmente quiere pagar devuelta la gracia, yo espero que usted ame y sirva al Señor sin ningún deseo egoísta. Yo le insto que agrade al Señor con corazón precioso, no queriendo ningún honor o recompensa a cambio.

Estimados devotos, el corazón precioso de María Magdalena, en tercer lugar, es el corazón inmutable. Incluso en este mundo, ellos dicen a un amigo en necesidad es realmente un amigo.

Cuando una persona entra en una situación difícil, incluso los amigos íntimos se distancian de él.

Si esa dificultad es grande lo suficiente y continúa por un largo de tiempo, inclusive las personas que le amaban mucho también cambian.

Pero para María Magdalena, las situaciones o las condiciones no le importaban en lo absoluto.

Incluso cuando Jesús estaba manifestando muchas obras ante la multitud de gente y recibió gloria, ella no se reveló sino que sólo sirvió.

Inclusive cuando Jesús estaba cansado después del duro trabajo en Su ministerio, ella simplemente se quedó con Él para darle fuerza a Él. Incluso cuando Él era azotado y era colgado en la cruz, su seguimiento no cambió en absoluto.

Ella no podía acercarse mucho a Él debido a los soldados, pero ella no dejó el área.

Si ella fuera tomada por la muchedumbre enfadada, ella también podría pasar por el mismo sufrimiento como Jesús.

Pero María prefirió que pasara.

Ella no cambió simplemente debido al miedo de los sufrimientos. Porque ella amó a Jesús tanto, ella preferiría recibir ese sufrimiento ella misma.

Ella quiso pagar devuelta la gracia de esa manera, si fuera posible.

Era el caso con Ruth en el Antiguo Testamento, también. Ella no quiso dejar a su desesperada suegra para encontrar una manera de sobrevivir.

Aunque ella tenía que enfrentar muchas dificultades, ella permanecía con su suegra hasta el final con amor por ella. Cuando una persona tiene la veracidad en el corazón, las situaciones no pueden cambiarlo. Aunque haya dolores o sufrimientos en realidad, ese amor no puede cambiar debido a eso.

1 Juan 4:18 dice, “En el amor no hay temor, sino que el perfecto amor echa fuera el temor; porque el temor lleva en sí castigo. De donde el que teme, no ha sido perfeccionado en el amor.”

No importa qué tipo de dificultades el enfrente, su verdadero amor nunca se podrá mover.

¿Qué sobre ustedes? Ustedes confiesan muchas veces, “me consagraré con toda mi vida. Yo pagaré de vuelta la gracia.”

Desde entonces, ¿usted ha amado al Señor sin ningún cambio de actitud pero con toda su pasión?
Por supuesto, muchos de ustedes lo han hecho. Pero en algunos casos, cuando ustedes enfrentan este y aquel tipo de pruebas, su corazón cambió.

Usted habla quejas y palabras negativas como, “yo no puedo hacerlo más. Yo no estoy seguro más. ¿Debería recoger incluso estas cosas?”

O usted podría decir, “yo quiero tomar un descanso sin tener ninguna posición o deber en la iglesia. Yo quiero marcharme a un lugar distante.” Usted dice que usted no está abandonando al Señor, pero esto también es un cambio de mentalidad y lejos de la sinceridad.

Usted acostumbraba decía que usted tomaría la cruz de Jesús incluso, pero ahora usted siente dificultad de manipular inclusive una pequeña prueba de usted mismo.

Algunas veces, no por causa de las pruebas pero con el deseo del mundo, su pasión por el Señor se enfría.

Si usted tiene este tipo de actitud, ahora que usted se ha comprendido, usted puede cultivar el verdadero amor en su corazón.

El tipo de corazón que el Señor realmente quiere es verdadero e inmutable corazón que es como oro puro que nunca cambia aun después de mil años. Dios está cultivándonos hoy inclusive para permitirnos lograr tal corazón.

< Conclusión >
Estimados devotos, miembros, la Nueva Jerusalén realmente es un lugar precioso.

Las calles de oro, puertas de perla, y las joyas que decoran las casas son tan luminosas y limpias sin ninguna mancha que incluso es difícil para ustedes imaginárselos.

La belleza de tan solo el pétalo de flor y una planta no pueden compararse ni siquiera con ninguna belleza de este mundo.

Pero la cosa más preciosa en la Nueva Jerusalén son las almas que entrarán allí. Si ustedes verdaderamente desean ese lugar, usted ¿no tendrían que cambiar a los corazones más preciosos en el mundo?

Usted tiene que lechar fuera su búsqueda personal, los deseos egoístas, y todo la naturaleza de la carne que incluso cambian el último pedazo. Para hacer esto, es muy importante que usted se comprenda.

Yo espero que usted se refleje en el mensaje de hoy. No sólo los miembros de los hombres comunes pero también sobre todo si ustedes son líderes de grupos de la misión o superiores, ustedes tienen que pensar más en serio sobre ustedes.

Usted no debe intentar sólo cubrirse simplemente porque usted tiene una posición y es usted un líder.

Usted simplemente no debe pensar, “yo amo y sigo el Señor y los pastoreados, y yo soy un obrero importante que ha estado haciendo las cosas importantes durante mucho tiempo.”

Cuando usted hace algo, usted tiene que pensar profundamente sobre qué verdadero amor por el Señor es y lo que es busca la iglesia, el pastor, y las almas.

Ante el Señor nuestro novio regresa de nuevo, nosotros tenemos que averiguar inclusive las cosas diminutas y cambiarlas.

Yo oro en el nombre del Señor que ustedes vendrán todos adelante como las novias del Señor que es preciosa como las joyas sin ninguna mancha o arruga.



 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch