new commer Ofrenda por Internet | Registro de nuevos miembros
hide
ManminCentralChurch

2016 Petición de Oración | Dios mide nuestra fe | Conferencia sobre 1 Juan

 
banner
on air
Sermon
Official Service
 
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Servicio Oficial
Domingo por la mañana
Domingo por la noche
Vigilia de Viernes
Lecture
Conferencia sobre 1 Juan
la lectura de apocalipsis
Estudio basado en Génesis
Theme Sermons
Amor Espiritual
Bondad
Cielo
EL MENSAJE DE LA CRUZ
La Medida de La Fe
Las Bienaventuranzas
Columnas
Testimonio de Dr. Lee
Estudio de Biblia
Conferencia de Rev. Lazarus Una Carta Preciosa
 
Official Service Mensajes > Official Service
Official Service
Title
   Mensaje Corto(0) - La Parábola de la 10 Minas    
Speaker
   Rev. Jaerock Lee
Pasaje
   Lucas 19: 11-27
Date
   2003-08-17



Lucas, capitulo 19 comienza con la historia de Zaqueo el recolector de impuestos que recibió a Jesús en su casa y se arrepintió de actos. Zaqueo confeso y se arrepintió ante Jesús, “He aquí, Señor, la mitad de mis bienes doy á los pobres; y si en algo he defraudado á alguno, lo vuelvo con el cuatro tanto.” Jesús reconoció la confesión de Zaqueo como fe y le dijo, “Hoy ha venido la salvación á esta casa; por cuanto él también es hijo de Abraham. Porque el Hijo del hombre vino á buscar y á salvar lo que se había perdido.” Jesús vino a este mundo para vencer la autoridad que tenia la muerte, “buscar y á salvar” a todos aquellos que desde la desobediencia de Adán habían sido perdidos y puestos en el camino de muerte.

Lucas 19: 11-27
11 Y oyendo ellos estas cosas, prosiguió Jesús y dijo una parábola, por cuanto estaba cerca de Jerusalem, y porque pensaban que luego había de ser manifestado el reino de Dios. 12 Dijo pues: Un hombre noble partió á una provincia lejos, para tomar para sí un reino, y volver.13 Mas llamados diez siervos suyos, les dió diez minas, y díjoles: Negociad entre tanto que vengo. 14 Empero sus ciudadanos le aborrecían, y enviaron tras de él una embajada, diciendo: No queremos que éste reine sobre nosotros. 15 Y aconteció, que vuelto él, habiendo tomado el reino, mandó llamar á sí á aquellos siervos á los cuales había dado el dinero, para saber lo que había negociado cada uno. 16 Y vino el primero, diciendo: Señor, tu mina ha ganado diez minas. 17 Y él le dice: Está bien, buen siervo; pues que en lo poco has sido fiel, tendrás potestad sobre diez ciudades. 18 Y vino otro, diciendo: Señor, tu mina ha hecho cinco minas. 19 Y también á éste dijo: Tú también sé sobre cinco ciudades. 20 Y vino otro, diciendo: Señor, he aquí tu mina, la cual he tenido guardada en un pañizuelo: 21 Porque tuve miedo de ti, que eres hombre recio; tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste. 22 Entonces él le dijo: Mal siervo, de tu boca te juzgo. Sabías que yo era hombre recio, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré; 23 ¿Por qué, no diste mi dinero al banco, y yo viniendo lo demandara con el logro? 24 Y dijo á los que estaban presentes: Quitadle la mina, y dadla al que tiene las diez minas. 25 Y ellos le dijeron: Señor, tiene diez minas. 26 Pues yo os digo que á cualquiera que tuviere, le será dado; mas al que no tuviere, aun lo que tiene le será quitado.
27 Y también á aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y degolladlos delante de mí.


1. El Significado Espiritual de las Minas

Para que las personas ahí presentes pudieran entender mejor “La Parábola de la Diez Minas”; primero Jesús habla sobre la salvación de Zaqueo. Juan el Bautista ya había dicho al pueblo, “Arrepentios, que el reino de los cielos se ha acercado.” Jesús había esparcido el evangelio celestial a donde sea que Él fuera, muchas personas pensaban que el reino de Cielos iba aparecer de un solo, por esta razón Jesús agrego la Salvación a la parábola. Del verso 12 en adelante en el pasaje de hoy leemos, “Un hombre noble partió á una provincia lejos, para tomar para sí un reino, y volver.” A diez de sus siervos entrego 10 minas y les dijo: “: Negociad entre tanto que vengo”. Aquí el “hombre noble” se refiere a Jesús mismo. Aunque vino a este mundo y se hizo hombre, El es Dios en esencia y el Hijo de Dios. Jesús es mas noble que cualquier persona que se rica o poderosa de este mundo. Otra razón por la cual Jesús es conocido como “Un Hombre Noble” es porque esta parábola fue dada antes que Jesús fuese llevado a la cruz y fuera ungido como el Rey de Reyes.

“Minas” es la unidad usada para calcular la plata, Jesús asimilo la plata al “Espíritu Santo”. Así como este “Hombre Noble” entrego 10 minas antes de partir a una provincia distante; justo antes de su resurrección y ascenso, Jesús nos Entrego el Espíritu Santo(Hechos 2:38). Esto tuvo lugar cuando Jesús Dijo: “Empero cuando viniere el Consolador, el cual yo os enviaré del Padre, el Espíritu de verdad, el cual procede del Padre, él dará testimonio de mí.”(Juan 15:26). Este hombre noble dio a sus 10 siervos 10 minas – una mina para cada siervo. De la misma forma, todos aquellos que acepten a Jesucristo como su Salvador reciben el mismo Espíritu Santo. Sin embargo debes tener en mente que “La Parábola de la 10 Minas” del mensaje de hoy tiene un significado diferente a la “Parábola de los Talentos” en Mateo 25.

“La Parábola de los Talentos” nos habla que la medida de reconocimiento de Dios para cada uno de nosotros en el cielo varia, de acuerdo a cuan bien y cuanto deberes dados por Dios llevemos a cabo con la ayuda del El. Aun, para llevar acabo los deberes dados por Dios necesitamos no solo talento físico, sino que también talentos espirituales como – fe, esperanza y amor. La magnitud de fe en cada individuo, la esperanza y el amor indican cuan bien podemos llevar acabo los deberes dados por Dios. “La Parábola de los Talentos” se basa en los deberes dados por Dios, cada siervo recibió talentos de acuerdo a su habilidad. Por otra parte, “La Parábola de la Minas” es sobre la Salvación, por eso cada siervo recibió una mina justa y equitativamente.

2. “Un hombre noble partió á una provincia lejos, para tomar para sí un reino, y volver.”

“Una Provincia Lejana” aquí se refiere al cielo donde mora Dios. Jesús nos mando el Espíritu Santo hasta después de su resurrección y ascenso; Y no antes de su partida al cielo como ha sido entendido por costumbre y en la vida diaria.

En Juan 20, encontramos que nuestro Señor resucitó 3 días después de haber sido sepultado, Primero se mostró a Maria Magdalena y le hizo saber de su resurrección. Depuse subió al cielo donde mora Dios para luego en esa tarde aparecer a sus discípulos. Por eso Jesús Dijo: “De cierto os digo: hay algunos de los que están aquí, que no gustarán la muerte, hasta que hayan visto al Hijo del hombre viniendo en su reino.”(Mateo 16:28) El dijo que el Hijo del Hombre – Jesús, moriría, destruiría la autoridad de muerte, resucitaría, seria ungido Rey, aparecería Resucitado y que sus discípulos verían esto sucediendo.

¿Si nuestro Señor ya había recibido su Reinado, porque el Pasaje que compartimos hoy nos habla sobre un “Hombre Noble” que PRIMERO le dio a sus siervos las 10 minas y después partió para un provincia lejana? En otras palabras, ¿Nos estará diciendo el Señor que antes de recibir su Reinado primero nos dio el Espíritu Santo? Aquí el Reinado se refiere al reinado de los Hijos de Dios que han alcanzado la salvación, mientras que nuestro Señor ya había alcanzado su Reinado por su Resurrección, los hijos de Dios deben llegar a la Salvación por medio de su fe.

Las personas que han aceptado a Jesús como su Salvador, reciben el Espíritu Santo y nacen de Nuevo como hijos e Dios. Sin embargo, no están completamente restaurados a la imagen de Dios. En este mundo gobernado por el mal, los hijos de Dios están en el proceso de recuperar su imagen esforzándose por vivir de acuerdo a la palabra de Dios. Nuestros espíritu y cuerpo será completamente restaurado cuando nuestro Señor regrese y tengamos cuerpos celestiales.

3. “Negociad entre tanto que vengo”

El Espíritu Santo que los hijos de Dios reciben mientras nuestro Señor ascendió al cielo les ayuda poner a trabajar las minas. En Juan 16:8 Jesús nos habla sobre el Espíritu Santo, “Y cuando él viniere redargüirá al mundo de pecado, y de justicia, y de juicio”. En Romanos 8:26 encontramos, “Y asimismo también el Espíritu ayuda nuestra flaqueza: porque qué hemos de pedir como conviene, no lo sabemos; sino que el mismo Espíritu pide por nosotros con gemidos indecibles”. El Espíritu Santo que mora en nosotros no solamente nos redarguye el pecado, también nos ayuda a desechar el pecado cuando oramos.

Por eso, espiritualmente “negociad entre tanto que vengo” se refiere al proceso en el que recuperamos la imagen de Dios en nuestras vidas, -con la ayuda del Espíritu Santo: desechando el pecado, mentira, deseos de la carne y transformando nuestros corazones por la verdad.

Cuando examinamos el verso 15 en adelante del pasaje de hoy, encontramos que mientras cada siervo del rey había recibido una mina; el primer siervo obtuvo 10 minas y el Segundo siervo obtuvo 5 minas mas. El rey le dijo al siervo que obtuvo 10 minas mas: “Está bien, buen siervo; pues que en lo poco has sido fiel, tendrás potestad sobre diez ciudades.” Mientras que al otro que obtuvo 5 minas mas, el rey no le dio ningún tipo de complementos y solo le dice: “Tú también sé sobre cinco ciudades.”

¿Cómo se difiere de “La Parábola de los Talentos? ” Al siervo que obtuvo 5 talentos mas con los cinco que se le habían dado y al otro siervo que obtuvo dos talentos mas con los dos que ya se le habían dado, el hombre les dice: “Bien, buen siervo y fiel; sobre poco has sido fiel, sobre mucho te pondré: entra en el gozo de tu señor.” Aquí “el talento” simboliza la habilidad de cada individuo, nuestro Señor nos manda a perseverar para obtener el doble de frutos sin importar las habilidades de cada quien. En “La Parábola de las 10 minas” la misma regla no aplica.

4. El Señor nos recompensa de acuerdo a lo que hemos hecho

¿Entonces, como difiere obtener 10 minas mas que 5? Primero, el siervo que trabajo su mina y obtuvo 10 mas simboliza a una persona que después de haber recibido el Espíritu Santo, ha completamente desechado la mente de pecado, toda naturaleza pecaminosa a sido hecha fuera y tiene un corazón que refleja el corazón del Señor que es Santo y Puro.

Es por eso que el Señor se deleita con el siervo que ha obtenido mas minas y fue por eso que le dijo: “tendrás potestad sobre diez ciudades”. Aquí “diez ciudades” se refieren fronteras de un territorio. El siervo que obtuvo 10 minas mas – el que vive en santidad: es calificado para entrar al Tercer Reino del Cielo. Aquellos que son fieles en toda la casa de Dios serán calificados para entrar a la Nueva Jerusalén que esta dentro de Tercer Reino del Cielo. Dios es el único que nos paga por lo que hemos hecho, El lugar celestial de una persona será de acuerdo y estará en línea con la medida de Fe de cada individuo y la medida de santidad de cada persona. (Para mas sobre esto, por favor refiérase a la “Medida de Fe”)

¿Que Simboliza las “cinco ciudades” de las cuales el siervo que obtuvo 5 minas mas iba tener potestad? Al decir “Negociad entre tanto que vengo” espiritualmente significa que el siervo obtuvo 5 minas mas, pero solo logro obtener la mitad de la medida de aquel que obtuvo la medida completa perseverando por vivir de acuerdo al Espíritu Santo (1 Tesalonicenses 5:23) Este siervo diligentemente trabajo su mina desechando los deseos de la carne y llenándose con el Espíritu, sin embargo la medida de su esfuerzo fue solo la mitad de aquel siervo que obtuvo 10 minas mas. De acuerdo a la Justicia de Dios, él recibió 5 ciudades, espiritualmente “cinco ciudades” se refríe al Segundo Reino del cielo. Porque el vivió de acuerdo a la palabra de Dios el 50% del tiempo, el tenia fe para vivir de acuerdo a la palabra de Dios y alcanzo el tercer nivel de Fe.

En el Verso 20 del pasaje que leemos hoy encontramos, “Y vino otro, diciendo: Señor, he aquí tu mina, la cual he tenido guardada en un pañizuelo” Este siervo que mantuvo su mina guardada en un paño ni siquiera pensó “Negociar” su mina sino que la mantuvo hasta que su señor regresara. En defensa propia el siervo dijo: “Porque tuve miedo de ti, que eres hombre recio; tomas lo que no pusiste, y siegas lo que no sembraste.” Lo que dijo el siervo viola la ley espiritual que dice “Cosechas lo que siembras”. Nuestro Señor nos dice que dichas defensas son de malos siervos. El verso 22 dice: “Mal siervo, de tu boca te juzgo. ¿Sabías que yo era hombre recio, que tomo lo que no puse, y que siego lo que no sembré?” Aunque haya aceptado al Señor y recibido el Espíritu Santo, si no ha luchado contra el pecado, continuó cometiendo actos y deseos con naturaleza pecaminosa en su mente será juzgado como un “Mal Siervo”.

En “La Parábola de los Talentos” nuestro Señor le dice al Siervo que mantuvo un solo talento: “Malo y negligente siervo,” agrega la palabra “negligente” estas personas haraganas no hacen su trabajo aunque tengan los talentos y habilidades para hacerlo. Sin embargo la “Parábola de las 10 Minas” nos dice que las personas que continúan cometiendo actos con naturaleza pecaminosa aun después de haber sido reargüidos por Espíritu Santo, tienen un corazón más malo que negligente. Estas personas tienden a mal entender a Dios y a Jesucristo. Para ellos Dios solo puede ser cruel, no perdona y cuando pasan por tribulación dicen: “Dios me ha herido”

Nuestros Dios es amor y un Dios de Justicia. Debes recordar que para que exista completa justicia, de haber amor completo. No debemos mal entender a Dios, quien mostró su maravilloso amor por los pecadores a través del incondicional sacrificio de su único y primogénito Hijo Jesucristo.

5. "Pues yo os digo que á cualquiera que tuviere, le será dado; mas al que no tuviere, aun lo que tiene le será quitado.”

Los malos siervos no tratan de desechar sus pecados, ni perseveran por ser santificados; al contrario hacen mal sobre mal. Este es la imagen del siervo al que se le fue dada una mina pero no la puso a trabajar. A este tipo de siervo el Señor le dijo: “¿Por qué, no diste mi dinero al banco, y yo viniendo lo demandara con el logro? Y dijo á los que estaban presentes: Quitadle la mina, y dadla al que tiene las diez minas.” Después leemos en los versos 25-26: “Y ellos le dijeron: Señor, tiene diez minas. Pues yo os digo que á cualquiera que tuviere, le será dado; mas al que no tuviere, aun lo que tiene le será quitado.”

¿Que Quiere Decir Jesús con esto? Por un lado, el espíritu del siervo que obtiene 10 minas es llenado con el amor de Dios y una fidelidad apasionada por el Reino de Dios. Espiritualmente ponen sus minas a trabajar y hacen un buen trabajo. Estos siervos no pararon ahí, en la llenura del Espíritu Santo, ellos se dedican por completo a llevar acabo el trabajo para el Reino de Dios. Por otra parte, el que tiene maldad en el corazón y no se arrepiente aun después de escuchar la Palabra de Dios que señala sus pecados, pero hacen caso omiso y se resisten y confrontan la palabra. Si alguien persiste en estas obras de mal y continua con los deseos pecaminosos, esta persona debe darse cuenta que el fuego del Espíritu Santo puede ser apagado. (1Tesalonicenses 5:19)

Nuestro Señor agrego en el verso 27, “Y también á aquellos mis enemigos que no querían que yo reinase sobre ellos, traedlos acá, y degolladlos delante de mí.” Aquí, “aquellos mis enemigos” se refiere a las personas que no desean que Señor sea el Salvador sobre sus vidas, este tipo de individuos existieron en el tiempo de Jesús y desde luego también existen en nuestro tiempo. Estas personas morirán con el castigo de la muerte espiritual en el que serán atormentados por la eternidad en el infierno.

Debemos correctamente tener en mente un aspecto importante. Estas personas no fueron sujetas a la muerte espiritual porque se habían opuesto a que Jesús fuera su Salvador. Esencialmente, Los pecadores fueron expuestos a la muerte por la Ley. Sin embargo, Dios envió a Hijo para salvar a los pecadores, si esas personas le han dado la espalda a ese amor y todavía no creen que Jesús como el único Salvador, no Habrá salvación para ellos. (Juan 3:18)

Queridos Hermanos y Hermanas en Cristo,

Ustedes y yo hemos recibo una mina cada uno. Algunos de nosotros ya han obtenido 2, 3 o hasta 8 o 9 minas. Siempre debemos recordar que nuestro Señor se deleita y aprueba cuando logramos tener 10 o más minas calificando para estar en el tercer reino del Cielo, seremos verdaderos hijos elegibles para Cultivación humana que se lleva acabo en la Divina Providencia de Dios Hoy.

En el Nombre de Nuestro Señor Oro para que cada uno de nosotros, que cree en Jesucristo y ha recibo la gracia de Salvación, sea siempre agradecido por el amor de Dios, trabaje diligentemente con la ayuda del Espíritu Santo, obtenga mas de 10 minas y grandemente agrade a Dios. Amen.

 
ManminCentralChurch
address_ManminCentralChurch